¿Se puede vender la pobreza?