Los seres divinos conocen todos nuestros pensamientos