Ciencia y espíritu, dos caminos opuestos para entender el universo