Un espía Chino de 31 años, llamado Ji Chaoqun que estuvo, ni más ni menos, infiltrado en el Ejército de EE. UU. fue declarado culpable de conspirar para actuar como agente de un gobierno extranjero, el pasado martes 27 de septiembre El Jurado Federal de la ciudad de Chicago, lo sentenció a 15 años de prisión.