Una persona ha muerto después de que una cabina de un teleférico se desprendiera de su cable este domingo en el norte de la República Checa. Al parecer, la víctima es un miembro del personal que viajaba solo en el teleférico mientras que otros empleados fueron rescatados de otra cabina, según dijo un portavoz del servicio de rescate y confirmó el Daily Mail.

 

El teleférico lleva al monte Jested, de 1.000 metros de altura, y que está situado en el norte del país. Para ascender se utilizan dos cabinas, cada una de las cuales es operada por un miembro del personal.

Cuando se produjo el accidente, la cabina estaba descendiendo, y había un empleado en su interior, confirmó a la televisión local Michael Georgiev, que reveló que la persona murió a causa de sus heridas.

 

“Afortunadamente, la otra cabina se quedó en su lugar habitual y unas 15 personas fueron evacuadas”, dijo Georgiev, que confirmó que no resultaron heridas, aunque algunas tuvieron que ser atendidas psicológicamente.

La Televisión Checa ha informado que el teleférico estaba programado para cerrar este lunes 1 de noviembre por tareas de mantenimiento que estaban programadas con anterioridad.

El teleférico de Jested es una atracción turística popular en el país y solo el año pasado transportó a 211.000 personas. Es propiedad de la compañía checa de ferrocarriles.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.