Redacción BLes– Una familia de Devonport ha sufrido un doble dolor en el funeral de su hijo, Jye Sheehan, que falleció en la tragedia del castillo saltarín una semana antes.

Como informó el Daily Mail, Glen, el padre de Jye, había entrado en coma tras un accidente de coche semanas antes de la muerte de su hijo. Por ello, no pudo asistir al funeral de Nochebuena de su hijo de 12 años el viernes 24 de diciembre por la mañana.

A Glen le han dicho que sus lesiones le dejarán hemipléjico desde que despertó del coma. Sin embargo, según el Royal Hobart Hospital, se encontraba en estado grave pero estable.

Según un representante de la familia, Glen verá el vídeo del entierro de su hijo en las próximas semanas junto a la madre de Jye, Katrina Lamprey.

El entierro de Jye fue breve pero conmovedor. Se le recordó como un niño feliz al que le gustaba comer arroz frito, el fútbol, los videojuegos y hablar con su perro después del colegio.

“Sé que si Glen pudiera compartir sus recuerdos aquí hoy, estaría lleno de historias de aventuras que él y su hijo compartieron juntos”. dijo el primo de Glen según The Sydney Morning Herald.

Sus profesores de la escuela primaria Hillcrest recuerdan a Jye como un chico amable. Una maestra recordó cuando Jye pateó accidentalmente un balón de fútbol contra su pecho en el patio de recreo.

“Era difícil seguir enfadado dada su reacción. Se fijó en mí varias veces con auténtica preocupación. Ese fue nuestro último abrazo, y uno que apreciaré”, dijo.

La comunidad de Devonport apoya profundamente a los familiares de los seis jóvenes que murieron en la tragedia del castillo saltarín. Reunieron 1,4 millones de dólares mediante una campaña de recaudación de fondos para ayudar a las afligidas familias de las víctimas.

Jye y cinco de sus amigos murieron en el desastre del castillo hinchable en el último acto escolar.

El castillo saltarín y las bolas de zorb hinchables fueron arrastrados por un fuerte viento en la escuela primaria Hillcrest.

Antes de estrellarse contra la tierra, el equipo hinchable se elevó unos diez metros en el aire, y todos los niños que estaban dentro se cayeron.

Se espera que la investigación del accidente dure varias semanas.

Amy Laurence  – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.