Albania – Una madre albanesa suplicó a los rescatistas que la dejaran morir cuando la encontraron con el cadáver de su hija entre los escombros del peor terremoto en décadas, antes de que ella misma sufriera una hemorragia fatal de camino al hospital.

Diena Mecaj Karanxhaj, de 30 años, fue encontrada viva con el cuerpo de su hija de ocho años, Esiel, después de que un edificio de seis pisos se derrumbara en la ciudad de Durres.

Los informes en Albania dicen que ella rogó a los rescatadores que la dejaran morir, diciendo: “No me saquen, quiero morir en los brazos de mi hija”.

A pesar de sus protestas, fue llevada al hospital, pero se cree que murió de una hemorragia horas después que su hija.

El esposo de la madre también había muerto de un ataque al corazón en 2015, y ella había dedicado su vida a criar sola a su hija pequeña, dicen los informes. Ambos serán enterrados con trajes de novia.

La tragedia familiar se produjo cuando hoy se desvanecieron las esperanzas de encontrar más supervivientes del terremoto de 6,4 grados de magnitud que ha causado la muerte de al menos 41 personas.

Cientos de réplicas, algunas de ellas con magnitudes superiores a 5,0, han traído más miseria a medida que los albaneses comienzan a limpiar los daños de los edificios destruidos.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

Ad will display in 09 seconds