Zabihullah Mujahid, el portavoz de los talibanes, aseveró que las mujeres deben quedarse en casa “hasta que tengamos un nuevo procedimiento”. De esta manera, el nuevo gobierno busca abonar una imagen —de por sí dudosa— de moderados ante los más fundamentalistas.

El maltrato a la mujer es el tema que más preocupación genera entorno a lo que sucede al momento en Afganistán. Para afrontarlo, los talibanes introdujeron una política que pide a las mujeres afganas que se queden en casa, porque muchos de sus combatientes son nuevos y “aún no han sido capacitados”, para respetar a las mujeres.

Zabihullah Mujahid, el portavoz de los talibanes, lo calificó como una medida «temporal» destinada a proteger a las mujeres hasta que el gobierno recientemente declarado del grupo militante islamista pudiera garantizar su seguridad, informó The New York Times.

Las mujeres deben quedarse en casa «hasta que tengamos un nuevo procedimiento», declaró y agregó que «sus salarios se pagarán en sus hogares».

«Nos preocupa que nuestras fuerzas, que son nuevas y aún no han sido muy bien entrenadas, puedan maltratar a las mujeres», dijo Mujahid en un comunicado. “No queremos que nuestras fuerzas, Dios no lo quiera, dañen o acosen a las mujeres. Por ahora, les pedimos que se queden en casa hasta que la situación se normalice. Ahora es una situación militar».

De esta manera, el nuevo gobierno busca abonar una imagen —de por sí dudosa— de moderados como moderados ante los más fundamentalistas. Al mismo tiempo, aclara como parte de la formación de estos incluirá respetar a las mujeres.

Por ejemplo, Enamullah Samangani, miembro de la comisión cultural de los talibanes, dijo que el nuevo gobierno liderado por los talibanes «proporcionará a las mujeres un entorno para trabajar y estudiar… de acuerdo con la ley islámica y de acuerdo con nuestros valores culturales».

De hecho, los talibanes anunciaron el martes 17 de agosto que otorgarían «amnistía» en todo Afganistán y querían que las mujeres se unieran a su gobierno en un intento de retratar una imagen más moderada después de capturar la ciudad capital de Kabul durante el fin de semana anterior.

Sin embargo, hay escepticismo. Y es que los insurgentes gobernaron con mano de hierro la última vez que ocuparon el poder en Afganistán. Fue una de las épocas más oscuras en el país que se ubicó desde 1996 hasta 2001.

La última vez que gobernó el Talibán, los derechos de la mujer estaban extremadamente restringidos. En aquel entonces, se impuso una versión severa de la ley islámica. Esto dio lugar a ejecuciones públicas, amputaciones y otras prácticas consideradas bárbaras para la mirada occidental.

Periodistas y locutoras temen por sus vidas

Desde adentro, una locutora en Afganistán que estaba escondida en la casa de un familiar, demasiado asustada para regresar a casa y mucho menos para ir a trabajar. Dijo que ella y otras mujeres no creen que los talibanes hayan cambiado sus costumbres. Fue tal su temor que habló bajo condición de anonimato porque temía por su seguridad.

También una periodista informó a Fox News que se cambia de domicilio todos los días por temor a que le mate el Talibán. «No sé qué me va a pasar, porque si me encuentran me van a matar», confesó a la cadena de noticias norteamericana. Ella oculta su identidad para proteger su integridad física.

También le recomendamos: “No estamos aquí para ser fieles a un gobierno”: Sacerdote cuestiona métodos del manejo de la pandemia (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

En la entrevista, la reportera relató que los talibanes le prohibieron entrar a la sala de redacción en la cual trabaja. Posteriormente, regresó a su casa por temor a que los insurgentes islámicos comenzaran a asesinar a mujeres periodistas.

Otras han sido más arriesgadas y salieron a la calle para defender su libertad en las calles de Kabul. Portaban pañuelos islámicos en la cabeza y se manifestaron con carteles. En este acto exigían que los talibanes no “eliminen a las mujeres” de la vida pública.

La Casa Blanca no confía que el Talibán respetará a las mujeres

Por su parte, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, dijo que Estados Unidos y otros gobiernos no tomarán a la ligera la palabra de los talibanes en lo que respecta a los derechos de las mujeres.

“Como he dicho todo el tiempo, esto no se trata de confianza. Se trata de verificar ”, indicó Sullivan en una sesión informativa en la Casa Blanca. «Y veremos qué terminan haciendo los talibanes en los próximos días y semanas, y cuando digo nosotros, me refiero a toda la comunidad internacional».

Organismos internacionales frenan recursos a Afganistán

Para Associated Press, cualquiera que sean sus verdaderas intenciones, los talibanes tienen interés en proyectar moderación para evitar que la comunidad internacional aísle a su gobierno, como hizo en la década de 1990.

Mientras no demuestren que en verdad son moderados, la Unión Europea señaló que suspendería la asistencia para el desarrollo a Afganistán hasta que la situación política sea más clara, pero que consideraría impulsar la ayuda humanitaria.

El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo que los talibanes deben respetar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y los derechos humanos. De este modo, podrán tener acceso a unos 1200 millones de euros (1400 millones de dólares) en fondos de desarrollo asignados hasta 2024.

Asimismo, el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, comunicó que Gran Bretaña podría proporcionar hasta un 10 % más de ayuda humanitaria. Sin embargo, aclaró que los talibanes no recibirían ningún dinero previamente destinado a la seguridad.

Mamela Fiallo Flor – Panampost.com