Redacción BLesUn caso de un pedófilo que violó a una niña de 14 años en 2009 y que fue liberado recientemente, dejó expuesta la perversidad de las leyes suecas ya que el hombre pudo mantener todo este tiempo imágenes indecentes de la niña porque estaban guardadas en una nube (un disco duro virtual).

Ahora el abusador volvió a usar las imágenes para amenazar a su víctima.

Según Breitbart, una brecha legal no permite a las autoridades acceder a cuentas como las de correo electrónico o servicios de disco virtuales (nubes), ya que la información contenida en ellas se encuentra en otro lugar, y no en la máquina del sospechoso, lo que significa que los abusadores pueden seguir poseyendo las imágenes indecentes aun habiendo sido condenados.

Un ex oficial sueco opinó que la ley está desactualizada porque hoy en día es muy común que la gente no guarde su información en su computadora personal, y al final si no se puede acceder a este material, más niños o víctimas sufrirán al no poder ser identificados mediante las fotos.

La fiscal Emelie Källfelt dijo que algunos casos se habían visto obstaculizados porque los investigadores no podían acceder a las cuentas de servicios en la nube y otros servicios en línea.

“En última instancia, serán las víctimas las que sufran. Si no logramos identificar a un niño, entonces, por supuesto, habrá graves consecuencias. O que no podamos fundamentar plenamente una acusación. Así que las grandes perdedoras serán las víctimas”, dijo Källfelt.

Consecuencias de un sistema legal indulgente

El sistema legal extremadamente liberal de Suecia está invitando a los abusadores a cometer crímenes sin temor a las represalias.

Le recomendamos:

Según datos del 2021 del Consejo Nacional Sueco para la Prevención del Delito (Brå) los abusos sexuales a menores y las violaciones de niños no sólo habían aumentado, sino que habían impulsado el crecimiento de las violaciones en general en 2020, con un total de 3.950 casos denunciados en el año en un país de unos 10 millones de habitantes.

En agosto de 2020, un inmigrante que violó a una niña de 10 años durante tres años no fue deportado porque “vivía hace mucho tiempo” en Suecia.

En otro caso similar el mismo año, la corte de apelaciones de Göta revirtió la condena de violación de un inmigrante afgano que simplemente dijo que no sabía que la niña tenía 13 años, incluso a pesar de haber anotado sus datos al comprar un pasaje autobús.

En 2016 la rama juvenil del Partido Liberal Sueco votó por legalizar el incesto y la necrofilia, alegando que si las personas consentían no tendrían que haber leyes que prohíban estas prácticas pecaminosas y demoniacas.

Aun así, Suecia fue votada como ‘el mejor país del mundo para vivir’ en 2016 y de nuevo en 2020.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com