Vera Sharav vio muy pronto lo que ocurre cuando los seres humanos dejan de pensar por sí mismos y simplemente hacen lo que se les dice.

Vera Sharav tenía tres años y medio cuando su familia fue expulsada de su hogar rumano en 1940.

Fue conducida a un campo de concentración con sus padres y su padre murió pronto de tifus. Para salvar la vida de su hija, la madre de Vera afirmó que su hija era huérfana y la envió lejos.

“Acabé, durante un año, pasando de una familia a otra”, explicó Vera años después.

Durante un viaje en tren, Vera acabó encariñándose con una familia con la que se sentía cómoda y en la que confiaba. Sin embargo, al final le ordenaron que dejara la familia y se uniera a otros niños huérfanos en barcos que los llevaban a su destino.

Ella se negó a ir.

“Todo el mundo estaba en uno de los tres barcos y yo estaba sentada en mi pequeña maleta llorando, gritando”, explicó Sharav. “No me iba a ir, pasara lo que pasara”.

Su rebeldía dio sus frutos. A Vera se le permitió quedarse con la familia. Esa noche, mientras ella dormía, un submarino destruyó los barcos que llevaban a los niños. Cuando le avisaron, Vera no dijo nada. Pero incluso entonces, con sólo seis años, se dio cuenta de que su desobediencia le había salvado la vida.

“Esa es una lección que ahora mismo es muy necesaria”, dijo Sharav al principio de la pandemia de COVID-19. “Los adultos ahora no se rebelan contra las cosas que están mal”.

Vera Sharav hizo estos comentarios hace un año y medio. Al principio de la pandemia, vio que algo iba mal. Los estadounidenses, al igual que muchas personas de todo el mundo, se limitaban a cumplir las órdenes del Estado.

Esto sucedía incluso cuando las órdenes estatales eran imprudentes, como la orden del gobernador Andrew Cuomo que prohibía a las residencias de ancianos realizar pruebas de detección de COVID-19, una medida que introdujo el virus en las residencias de ancianos, matando a cientos, si no a miles, de personas.

“No se responsabiliza a nadie en absoluto”, señaló. “Es inaudito que esto ocurra hoy en 2020 y esto se llama una forma civilizada de tratar una emergencia de salud pública”.

Mucho antes de que se impusieran las vacunas, Sharav ya advertía del peligro que supone eliminar las opciones de los individuos.

“Cuando la medicina se aleja del Juramento Hipocrático que promete respetar el derecho individual, de no hacer daño al individuo, entonces se va a dañar también a la comunidad, porque la comunidad es un grupo de individuos”, dijo.

Muchos estadounidenses atravesaron la pandemia en silencio, creyendo que hacían lo correcto al acatar el cierre de empresas por parte del Estado, etiquetando a los trabajadores como “no esenciales” y coaccionando a la gente para que se vacunara y se pusiera mascarillas. Otros probablemente tuvieron miedo de hablar.

Pero la obediencia a la autoridad es peligrosa y pocos lo entienden mejor que Vera Sharav.

Uno de los ejemplos más famosos y aterradores de estos peligros proviene de Stanley Milgram, un psicólogo social estadounidense que realizó varios estudios sobre la obediencia y la autoridad en la Universidad de Yale durante la década de 1960.

Milgram sentía curiosidad por saber por qué la gente comete actos malvados. En su libro Obediencia a la autoridad, Milgram sugirió que la gran escritora y filósofa Hannah Arendt podría haber dado en el clavo cuando llegó a la conclusión de que Adolf Eichmann, uno de los arquitectos del Holocausto, no era un monstruo sádico en carne humana, sino una persona bastante típica. Mientras cubría el juicio de Eichmann en Jerusalén, Arendt sugirió que Eichmann carecía de la capacidad cognitiva necesaria para comprender lo que estaba haciendo y que sus acciones eran principalmente el resultado de aceptar ciegamente la autoridad, lo que la llevó a bautizar la frase “la banalidad del mal”.

Para comprobar hasta qué punto la persona promedio se apartaría de la moralidad básica si era alentada por una figura de autoridad, Milgram llevó a cabo uno de los experimentos sociales más famosos de la historia, en el que cientos de participantes administraban descargas eléctricas (falsas) a los sujetos.

The Atlantic ofrece un resumen del controvertido experimento de Milgram:

Bajo la mirada del experimentador, el voluntario -apodado “el profesor”- leía en voz alta una serie de palabras a su compañero, “el alumno”, que estaba conectado a una máquina de descargas eléctricas en la otra habitación. Cada vez que el alumno se equivocaba al repetir las palabras, el profesor le aplicaba una descarga de intensidad creciente, empezando por 15 voltios (etiquetada como “descarga leve” en la máquina) y llegando hasta 450 voltios (“Peligro: descarga grave”). Algunas personas, horrorizadas por lo que se les pedía que hicieran, detuvieron el experimento antes de tiempo, desafiando la insistencia de su supervisor para que continuaran; otras continuaron hasta los 450 voltios, incluso cuando el alumno [rogaba] por piedad, gritaba una advertencia sobre su condición cardíaca y luego se quedaba alarmantemente callado.

Deje a un lado por un momento la ética de engañar a los participantes haciéndoles creer que están administrando descargas dañinas a los sujetos y pregúntese cuántos participantes cree que se negaron a seguir “dando descargas” a personas que querían que el experimento se detuviera.

La triste respuesta es que no son muchos. Como señala The Atlantic, el 65% de las personas “llegaron hasta el final” en la variación más famosa del experimento de Milgram. Los psiquiatras encuestados antes del experimento habían predicho que menos de una décima parte del uno por ciento llegaría hasta el final y administraría el mayor “shock” a los sujetos de prueba.

El vínculo entre los horrores que Vera Sharav soportó de niña durante el Holocausto y el experimento de Stanley Milgram no es difícil de encontrar.

De hecho, el propio Milgram, que era judío, estableció el vínculo en la introducción de un artículo de 1963, invocando a los nazis.

“La obediencia, como determinante del comportamiento, es de especial relevancia en nuestra época”, escribió. “Se construyeron cámaras de gas, se vigilaron campos de exterminio; se produjeron cuotas diarias de cadáveres… Estas políticas inhumanas pueden haberse originado en la mente de una sola persona, pero sólo podían llevarse a cabo a escala masiva si un número muy grande de personas obedecía las órdenes”.

Los horrores de la obediencia ciega a la autoridad son visibles a lo largo de la historia de la humanidad. Por eso Vera Sharav dice que la posibilidad de elección es vital para la sociedad humana y algo que los humanos deberían exigir.

“Hay encrucijadas en la vida en las que tienes que tomar decisiones, y si no lo haces, alguien que tomará la decisión por ti no lo hará por tu bien”, dijo. “La idea de seguir simplemente a la autoridad sin considerar, ¿y si se equivocan? ¿Y si no es lo mejor para mí? No me gustaría vivir bajo un régimen así. Sé cómo es. Sé lo que es. No lo volvería a hacer”.

Por desgracia, la obediencia ciega es en gran medida lo que vimos durante gran parte de la pandemia. (Esto no es para restarle importancia a las protestas pacíficas que comenzaron a surgir en todo el mundo en 2021 contra el Estado COVID).

 Los resultados de esta obediencia -de negarse a exigir opciones- son visibles a nuestro alrededor: niños que no saben leer, 100 millones más de personas en la pobreza a nivel mundial, inflación creciente y más problemas de salud de los que podemos rastrear.

Vera Sharav vio muy pronto el enorme potencial del mal cuando los seres humanos dejan de pensar por sí mismos y se limitan a hacer lo que se les dice. Su obstinada negativa a someterse a la autoridad es lo que le salvó la vida y su historia es un trágico pero conmovedor recordatorio de lo que puede ocurrir cuando los seres humanos siguen ciegamente a la autoridad.

Jon Miltimore – fee.org.es

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.