Redacción BLesLos demócratas del Senado acaban de perder ocho votos en su grupo a favor de la  polémica enmienda de salario mínimo de 15 dólares, lo que llevó el total de votos a favor de la medida a 42-58 cuando se necesitaban 60 para aprobarse.

Los senadores demócratas Joe Manchin, Jon Tester, Kyrsten Sinema, Maggie Hassan, Jeanne Shaheen, Tom Carper, Chris Coons y Angus King se opusieron a la medida, uniéndose a la totalidad de los republicanos en la cámara alta. Coons y Carper son considerados dos aliados cercanos del presidente Joe Biden, quien también fue senador por Delaware, reportó Fox Bussines.

La parlamentaria del Senado Elizabeth MacDonough fue quien falló la semana pasada en contra de la propuesta para incluir el aumento salarial en el proyecto de ley de alivio del virus PCC de 1,9 billones de dólares de los demócratas, pero el senador Bernie Sanders, presentó una enmienda que necesitaba los votos de los 48 demócratas del Senado, el dos independientes, Sanders y King, que tradicionalmente votan por los demócratas, y al menos 10 republicanos para aprobar.

Sin embargo, con las nuevas modificaciones en los votos de los ocho demócratas, los resultados quedarían 42-58, por debajo de los 60 votos necesarios para anular la enmienda parlamentaria que propone que un aumento del salario mínimo no puede incluirse en un proyecto de ley de estímulo contra el virus PCCh más amplio.

La senadora Sinema argumentó que si bien apoya el aumento del salario mínimo, no es el momento ni están las condiciones dadas para que se implemente. Por lo cual se debería dar un debate abierto y separado de las políticas para enfrentar el virus PCCh.

En un mensaje de Twitter dijo:

“Los senadores de ambos partidos han mostrado su apoyo al aumento del salario mínimo federal y el Senado debe realizar un debate abierto y un proceso de enmienda sobre el aumento del salario mínimo, separado del proyecto de ley de reconciliación centrado en COVID”

Le recomendamos:

Otros senadores demócratas como Manchin, directamente no apoyan la imposición de un salario mínimo. Anteriormente en una entrevista con The Hill dijo que no apoya el aumento de 15 dólares por hora, y señaló que está abierto a aumentar el salario mínimo a algo que sea “responsable y razonable”. En Virginia Occidental, su estado natal, sugirió que debería ser de 11 dólares por hora ajustándose a la inflación.

La disputa por el salario mínimo se da luego de fuertes críticas desde varios sectores de la población que argumentan que en este momento de crisis política sólo aumentaría el desempleo y la inflación.

La Oficina del Presupuesto del Congreso de EE. UU. (CBO, por la sigla en inglés) calculó que se arruinarían cerca de 1,4 millones de empleos en el país, en caso de que el presidente, Joe Biden, lograra imponer el pago de 15 dólares por cada hora de trabajo como mínimo.

“El aumento de los precios, a su vez, llevaría a los consumidores a comprar menos bienes y servicios. En consecuencia, los empleadores producirían menos bienes y servicios y, como resultado, tenderían a reducir su empleo de trabajadores en todos los niveles salariales”, calculó la CBO en su página web el 8 de febrero. 

Otras críticas son incluso más pesimistas, tal es el caso del escritor y presentador Sean Hannity, quien asegura que el impacto del aumento a 15 dólares del valor de la hora de trabajo podría llegar a dejar sin empleo a 3,7 millones de personas, como lo manifiesta en uno de sus tuits. 

Andrés Vacca – BLes.com