Redacción BLesLa senadora republicana Marsha Blackburn, está cuestionando el nuevo y polémico acuerdo informado por la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA) con la televisión estatal china (CCTV) controlada por el Partido Comunista Chino. Blackburn se convierte en la última funcionaria en plantear preocupaciones formales sobre la relación de la liga con el régimen chino.

En una carta de dos páginas enviada al comisionado de la NBA Adam Silver el jueves, la senadora Marsha Blackburn cuestiona los motivos por los cuales la popular liga de baloncesto llegaría a un acuerdo con una compañía de televisión que está a merced del régimen comunista chino, al mismo tiempo que se llevan a cabo investigaciones por la gran cantidad de denuncias sobre la violación sistemática de los derechos humanos por parte del régimen dictatorial. 

China censurará las transmisiones de CCTV que se consideren una amenaza para el Partido Comunista Chino (PCCh), escribe la senadora, y sugiere que el nuevo acuerdo de CCTV de la NBA es una maniobra egoísta que se produce en medio de informes de que el país silenció a los médicos y mintió sobre el riesgo de transmisión del virus PCCh, además de la persecución de minorías a lo largo de todo el país, seguido de encarcelamientos, trabajo forzado, torturas, extracción forzada de órganos y muerte.

“Si bien las investigaciones sobre el origen de COVID-19 continúan en Wuhan, la NBA parece centrarse únicamente en reparar su relación con CCTV, aunque está claro que la China comunista distorsionará, censurará o terminará cualquier transmisión de CCTV que se considere una amenaza para el Partido Comunista Chino (PCCh)”, se lee en la carta.

Además, desde su cuenta de Twitter Blackburn anunció: 

“La NBA jugará con la China comunista porque no quiere perder un acuerdo televisivo por valor de cientos de millones de dólares, incluso cuando miles de uigures se sientan en campos de concentración”.

Le recomendamos:

La NBA provocó la ira del régimen comunista chino a finales de 2019, luego de que el entonces gerente general de los Houston Rockets, Daryl Morey, tuiteara en apoyo de los manifestantes a favor de la democracia en Hong Kong. Las empresas chinas cortaron los lazos con la liga y la emisora ​​estatal CCTV dejó de transmitir juegos.

El tuit de Morey, eliminado desde entonces, decía simplemente: “Lucha por la libertad. Apoya a Hong Kong”. Sin embargo las consecuencias fueron desmedidas y marcaron un quiebre en la relación entre la NBA y el régimen comunista chino.

Pero los medios chinos informaron recientemente que CCTV reanudará la transmisión regular de la NBA a partir del Juego de Estrellas el 7 de marzo.

En octubre pasado, CCTV reanudó temporalmente su transmisión de los dos últimos juegos de las finales de la NBA, como resultado de la “buena voluntad” expresada por la NBA durante algún tiempo, dijo en ese momento un portavoz de CCTV. “La NBA ha realizado esfuerzos activos para apoyar al pueblo chino en su lucha contra COVID-19”, dijo el portavoz a Reuters.

“Es seguro asumir que la ‘buena voluntad’ incluyó el 1 millón de dólares en suministros médicos que la NBA envió al PCCh en 2020”, dijo Blackburn en la carta. “China domina la producción de PPE en todo el mundo, por lo que es muy preocupante que la NBA envíe esta ayuda, especialmente después de presenciar la falta de transparencia mostrada por el PCCh durante toda la pandemia y sus continuas y graves violaciones de derechos humanos”.

Blackburn solicitó a Silver que proporcione detalles sobre el acuerdo comercial realizado con la CCTV antes del 30 de marzo, incluyendo detalles sobre si el acuerdo prohíbe a la NBA hablar sobre temas considerados inaceptables para el régimen chino como el Tíbet, Hong Kong, Taiwán y Xinjiang.

Andrés Vacca– BLes.com