Redacción BLes – Un nuevo informe publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), informa que las muertes provocadas por sobredosis de drogas aumentaron exponencialmente durante la pandemia. Durante el período de 12 meses informado, han muerto 81 mil personas en los Estados Unidos, lo que implica el mayor número de fallecidos por sobredosis en un período de 12 meses.

La ‘epidemia de opioides’ no ha sido tenida en cuenta, ni fue titular en los principales medios de comunicación, sin embargo ha golpeado a nuestra sociedad y sobre todo a nuestros jóvenes como nunca antes lo había hecho. 

Según los datos publicados recientemente por los CDC, ocurrieron más de 81.000 muertes por sobredosis de drogas en los Estados Unidos en los 12 meses que terminaron en mayo de 2020. Lo que representa la mayor cantidad de muertes por opioides en un lapso de 12 meses.

Según el informe, las muertes por opioides sintéticos aumentaron un 38,4%, el mayor aumento de cualquier droga. Las muertes por cocaína aumentaron un 26,5%. La curva de muertes se tornó exponencial en el período febrero-mayo, justo cuando comenzó la pandemia y los encierros.

Estos datos se corresponden con los brindados por el Programa de Aplicación de Mapeo de Detección de Sobredosis, una iniciativa federal que recopila datos de equipos de ambulancias, hospitales y policía. La cual encontró que las muertes por sobredosis aumentaron un 18% en marzo con respecto a marzo anterior. En abril y mayo se registraron incrementos aún más pronunciados, del 29% y 42%, respectivamente.

La pandemia interfirió con la capacidad de los adictos para obtener medicación diaria y asistir a grupos de apoyo.

“Muchos pacientes reciben medicación y asesoramiento en las clínicas de recuperación”, dijo Sebastian Seiguer, director ejecutivo de Emocha, una plataforma de telesalud que ayuda a los adictos a mejorar. “Tienen que ir en persona a la clínica. Pero durante la pandemia, uno no quiere que los pacientes vayan a la clínica todos los días. Por lo tanto, estos pacientes no tuvieron el beneficio de la rutina que los mantiene en el asesoramiento y los guía en con sus medicamentos”.

Le recomendamos:

Destiny Rozek, de 22 años, de Holbrook, Nueva York, ha luchado contra la adicción de opioides durante los últimos años. Pero según el testimonio que brindó a The Guardian, durante la pandemia ha colocado trabas para la recuperación de todos los adictos.

Rozek explicó que varias instalaciones de desintoxicación han cerrado y los protocolos de seguridad del virus PCCh han limitado la asistencia que alguna vez brindaron otras instalaciones. Según su testimonio, fue a un centro de desintoxicación hace varias semanas, pero fue dada de alta después de un par de noches porque necesitaban espacio en la sala.

Muchos centros de tratamiento de adicciones en los Estados Unidos, han tenido que cerrar, ya que luchan con pérdidas financieras y están obligados a adherir a protocolos de seguridad. Sobre todo en aquellos estados demócratas dónde las medidas impuestas por las autoridades obligan a cierres masivos que sin ningún tipo de coherencia impiden actividades fundamentales como los centros de recuperación e iglesias, que cumplen también un rol fundamental en este tipo de problemáticas. 

Andrés Vacca – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.