WASHINGTON (Reuters) – Los republicanos del Congreso de Estados Unidos alcanzaron el miércoles un acuerdo para una ley que reforme el sistema tributario, allanando el camino para votar la próxima semana medidas que reducirán el impuesto a las empresas a un 21 por ciento y bajarán la carga a los estadounidenses más ricos.

Según el acuerdo entre miembros de la Cámara de Representantes y el Senado, el impuesto a las ganancias corporativas subiría un punto porcentual desde el 20 por ciento propuesto anteriormente, pero aún así sería mucho menor al 35 por ciento actual, una reducción fiscal profunda que las empresas han pedido durante años.

Durante semanas los republicanos habían dudado si recortar la tasa máxima de impuesto a la renta para los ricos, pero finalmente acordaron reducirla a un 37 por ciento desde un 39,6 por ciento, pese a las críticas de los demócratas de que el plan favorece a las corporaciones y a los millonarios, en lugar de a la clase media.

“Creo que tenemos un buen trato”, dijo a periodistas el presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, Orrin Hatch.

No todos los detalles de la legislación estaban disponibles. El proyecto de ley final podría ser presentado oficialmente a partir del viernes, con votaciones decisivas la próxima semana en ambas cámaras.

En un discurso en la Casa Blanca, Trump dijo que había avisado al Servicio de Impuestos Internos que si firmaba la ley antes de Navidad, los recortes tributarios entrarían en vigor en febrero.

Trump habló junto a varias familias de clase media que dijo que se beneficiarían del proyecto de impuestos.

Tal como está redactado, se espera que el plan republicano sume en los próximos 10 años 1,5 billones de dólares a una deuda gubernamental de 20 billones de dólares.

Temas: