Redacción BLes – El Comité de Estudios Republicano (RSC), el grupo más importante de conservadores de la Cámara de Representantes, liderados por Jim Banks, lanzó una ofensiva este martes 16 de febrero para mostrarle al pueblo estadounidense todas las políticas y los funcionarios de la Administración Biden que están permitiendo que Beijing someta a los Estados Unidos.

Según la exclusiva de Breitbart, el comité planea publicar reportes durante toda la gestión de Joe Biden mostrando cómo él y sus funcionarios, junto con los demócratas del Congreso están permitiendo que China vuelva a dominar a los Estados Unidos.

“El gobierno de Biden ha levantado casi todas las medidas duras que tomó el gobierno de Trump con respecto a China y ya ha demostrado un claro patrón de volver a la estrategia probada y fallida de apoyar el ascenso de China”, declaró Banks.

Y agregó: “No basta con competir con China, debemos continuar con el enfoque del presidente Trump para enfrentarnos a China. El Partido Comunista Chino no es un socio, es la mayor amenaza para Estados Unidos y la libertad y prosperidad mundial, y si no los tratamos como tal, cosecharemos graves consecuencias”.

Le recomendamos: 

El primer reporte publicado titulado “Biden con China: mal personal – malas políticas” detalla ocho puntos importantes de la era Trump que el actual presidente demócrata revirtió:

  1. Biden permitirá que China y Rusia puedan acceder o incluso poseer parte de la red energética de los Estados Unidos; un recurso natural en manos del adversario.
  2. Biden reingresó a la OMS a pesar de que esta organización ayudó al PCCh a encubrir su mal manejo de la pandemia que causó estragos en todo el mundo, especialmente en los EE. UU.
  3. La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, se negó a mantener la restricción comercial sobre Huawei, una empresa al servicio del PCCh para robar propiedad intelectual y espiar a los americanos.
  4. El departamento del Tesoro demoró hasta mayo las sanciones sobre las empresas ligadas al Ejército Popular de Liberación chino que operan en el país, y que en China están acusadas de participar en la sustracción de órganos de personas vivas para la venta.
  5. La Casa Blanca se negó a condenar como genocidio la represión de uigures en Xinjiang y dijo que estaba revisando la declaración del ex secretario de Estado Mike Pompeo que lo confirmaba.
  6. El actual secretario de estado, Tony Blinken reingresó al consejo de “derechos humanos” de la ONU, una organización presidida por el régimen más genocida de la historia moderna, el Partido Comunista Chino, que no normalmente acusa a los Estados Unidos de violar los derechos humanos; patético.
  7. Eliminó el requisito que Trump había propuesto para que las universidades y colegios hagan pública su relación con los Institutos Confucio, otro brazo de propaganda del régimen chino.
  8. Biden anunció que está “revisando” si Tik Tok presenta una amenaza a la seguridad nacional tal como la administración previa lo denunció, proveyendo evidencia de cómo la aplicación envía los datos de sus usuarios estadounidenses a China.

El reporte concluye que “a pesar de las duras declaraciones sobre China, como la del secretario Blinken diciendo que Trump tenía razón en adoptar un enfoque más duro con China, las acciones de la administración Biden han demostrado que harán lo contrario”.

Advierte que los Estados Unidos no pueden ver a Beijing como un “competidor” y usar las mismas tácticas de cooperación porque “El PCCh pretende reordenar fundamentalmente el sistema internacional a su imagen y semejanza, basándose en el autoritarismo comunista”.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes