Redacción BLesEl representante republicano por Arizona Paul Gosar, junto a otros copatrocinadores, presentó el jueves un proyecto llamado Ley de Transparencia de la Educación Superior, a través del cual se buscará exponer a los Institutos Confucio y otros programas de influencia extranjera en las instituciones universitarias y escuelas de los Estados Unidos.

La legislación, plantea exigir una transparencia total sobre las instituciones educativas, públicas y privadas, para exponer a los Institutos Confucio (CI) financiados por el Partido Comunista Chino (PCCh) y otros programas de influencia extranjera disfrazados generalmente como programas culturales y de idiomas.

Al igual que gran parte de la población, sobre todo los sectores más conservadores, Gosar manifestó una gran preocupación por los mecanismos utilizados por el PCCh para introducir con eficacia su propaganda comunista en las instituciones educativas estadounidenses. 

En este sentido Gosar, el jueves publicó el siguiente mensaje en Twitter a la vez que presentaba su proyecto de ley:

“Los Institutos Confucio de los colegios y universidades estadounidenses están arrojando propaganda del PCCh. Hoy presenté la Ley de Transparencia de la Educación Superior que exige la supervisión y transparencia de los Institutos Confucio y los programas de influencia extranjera”.

Los IC “sirven como una plataforma para promover la agenda política de China al permitirle exportar su censura estatal, controlar al personal académico, elegir el plan de estudios y restringir la libertad de expresión y el debate en las aulas universitarias”, dijo Gosar en un comunicado.

Presentados inocentemente como centros culturales y de idiomas, los CI son financiados por el régimen chino y han logrado generar grandes debates sobre su papel en la difusión de propaganda comunista y sofocando la expresión académica en los campus universitarios de todo el mundo.

“Desafortunadamente, las entidades extranjeras que se disfrazan de instituciones de educación cultural plantean muchas preocupaciones sobre la libertad académica y la autonomía en nuestras universidades públicas”, continuó Gosar.

Le recomendamos:

Los CI están financiados y en gran parte administrados por Hanban, una organización sin fines de lucro que dice ser no gubernamental pero que está directamente controlada por el PCCh, según reportó un informe del subcomité de investigaciones del comité de Seguridad Nacional del Senado.

Las malas intenciones de los CI fueron especialmente expuestas por parte de los funcionarios estadounidenses bajo la administración Trump, argumentando y demostrando que están abocadas a difundir los ideales comunistas, restringir la libertad académica y facilitar el espionaje del PCCh en las aulas estadounidenses.

El exsecretario de estado Mike Pompeo, anunció en agosto de 2020 que los Estados Unidos declaraba a los CI como una misión extranjera de la República Popular China.

“Hoy el @Departamento de Estado designó al Centro Estadounidense del Instituto Confucio como una misión extranjera de la República Popular China, reconociéndolo por lo que es: una entidad controlada por la República Popular China que promueve la propaganda global de Beijing y la campaña de influencia maligna en los campus estadounidenses y las aulas K-12.”

El 31 de diciembre el expresidente Donald Trump, firmó una propuesta para “establecer el requisito de que las escuelas certificadas por el Programa de Estudiantes y Visitantes de Intercambio divulguen los acuerdos con los Institutos y Aulas Confucio”, con la cual se pretendía monitorear las actividades de las instituciones educativas con los programas culturales del PCCh.

Sin embargo, el 16 de enero pasado, la administración Biden anuló sin notificar a la prensa la propuesta realizada por Trump y abrió paso nuevamente a su libre penetración. Por tal motivo resulta muy importante que el proyecto de ley presentado por Gosar tenga finalmente éxito.

Actualmente existen en el país un total de 50 CI, incluidos ocho que están programados para cerrar. De estos, 44 están en colegios y universidades estadounidenses, y uno está en una organización educativa privada, el Instituto de China. También hay cinco CI en los distritos escolares públicos K-12.

 Andrés Vacca – BLes.com