Redacción BLesPatrisse Cullors renunció a la Black Lives Matter Global Network Foundation luego de varias semanas en las que fue centro de críticas y acusaciones en torno a sus millonarias compras de bienes raíces en barrios principalmente de personas blancas.

Cullors, de 37 años, tras estar al mando de la asociación durante más de seis años dijo a AP News: “He creado la infraestructura, el apoyo, los huesos y los cimientos necesarios, para poder irme. Parece que es el momento adecuado”.

Más allá de sus comentarios, la renuncia se produce luego en medio de una controversia sobre las finanzas del grupo y la riqueza personal de Cullors, que incluyen una serie de compras de bienes raíces en la que sobresalen al menos cuatro casas de lujo por 3,2 millones de dólares en los EE. UU., según los registros de propiedad informados el mes pasado.

Las críticas no tardaron en llegar, en primer lugar porque puso de manifiesto el negocio multimillonario que existe detrás de la asociación BLM, disimulado tras sus discursos románticos de igualdad racial, antidiscriminación racial y reivindicación de la población negra. 

En segundo lugar fue criticada por sus seguidores, dado que la zona donde se ubica el costoso inmueble es en Topanga Canyon, un área exclusiva en la Ciudad de Los Ángeles donde sus propietarios son casi en un 90 por ciento blancos y adinerados.

En tercer lugar, porque Cullors, autodenominada como “Marxista entrenada”, no pareciera seguir una coherencia lógica entre su discurso socialista y de justicia social, con los hechos recientes en los que se vio inmersa despilfarrando dinero tras la compra de casas de lujo.

Cullors desestimó las acusaciones y las adjudicó a un “ataque de la derecha”, pero no pudo defender ni desmentir las acusaciones.

“Esos fueron ataques de la derecha que intentaron desacreditar mi carácter, y no opero con lo que la derecha piensa de mí”, dijo Cullors.

El crecimiento de la asociación BLM durante el 2020 no tuvo precedentes, según reveló la propia asociación en febrero, recibió algo más de 90 millones de dólares el año pasado, luego del asesinato de George Floyd en mayo de 2020. 

La asociación también informó que finalizó el 2020 con un saldo de más de 60 millones de dólares a su favor, luego de gastar casi una cuarta parte de sus activos en supuestos gastos operativos, subvenciones a organizaciones dirigidas por negros y otras donaciones caritativas.

Le recomendamos: El SECRETO de los CREYENTES para ENFRENTAR a la MALDAD en CHINA

Ad will display in 09 seconds

Muchos críticos de la fundación sostienen que una proporción mayor de ese dinero debería haber ido a las familias de las personas negras muertas en enfrentamientos policiales que no han podido acceder a los recursos necesarios para lidiar con su trauma y pérdida.

Y las críticas aumentaron más aún cuando hace algunas semanas trascendieron los detalles de inversiones inmobiliarias de su cofundadora Patrice Cullors.

Tras la renuncia de Cullors, la fundación está incorporando en busca de su reemplazo a dos nuevos altos ejecutivos interinos para ayudar a dirigirla en el futuro inmediato: Monifa Bandele, quien ya es organizadora de BLM desde hace mucho tiempo y fundadora del Movimiento de Base Malcolm X en la ciudad de Nueva York, y Makani Themba, una de las primeras patrocinadoras del movimiento BLM y estratega jefe de Higher Ground Change Strategies en Jackson, Mississippi, tal como informó AP News.

Las noticias sobre los gastos desmedidos de Cullors despertó un gran conflicto interno dentro de la asociación BLM. 

Hawk Newsome, líder de Black Lives Matter Greater New York City, ha solicitado llevar a cabo una investigación seria, después de que un nuevo informe revelara que Cullors, de 37 años, ha comprado cuatro casas que superan los 3 millones de dólares durante los últimos años. 

“Si te llamas socialista, tienes que preguntarte cuánto de su dinero personal se destina a causas benéficas”, dijo Newsome.

El presidente de una filial de BLM en la ciudad de Oklahoma y representante del # BLM10, ha criticado públicamente a la fundación por el financiamiento y la transparencia.

“Sé que algunas de (las familias) se sienten explotadas, su dolor explotado, y eso no es algo con lo que yo quiera estar afiliado”, dijo Dickerson.

Andrés Vacca – BLes.com