La madre de una niña de 10 años que fue asesinada por un conductor dijo que la familia nunca superará el dolor de perderla.

Connor Marsden tomó una combinación de cerveza y sidra en un club local una hora antes de que condujera su automóvil hacia Melissa Tate en Kenton, Newcastle, Australia.

Rompió a llorar cuando el oficial que lo arrestó le dijo que la estudiante, que era muy querida por todos, había muerto.

El joven de 24 años fue condenado a siete años y cuatro meses de prisión después de que admitiera haber causado la muerte de la menor en octubre.

En los escalones del Tribunal de la Corona de Newcastle después de la sentencia de Kim Wilson, la madre de Melissa le mostró su desprecio al asesino, reportó Chronicle Live.

Miembros de la familia dijeron: “Connor Marsden puede haberse declarado culpable de este caso y nos ha ahorrado la prueba de un juicio, pero eso no nos ha dado consuelo”.

“Ese día se alejó de la escena y dejó a nuestra pequeña niña morir en lugar de detenerse a tratar de ayudarla a salvar su vida”.

“La sentencia que se le ha impuesto hoy no nos hace sentir mejor. Ningún tiempo en la cárcel sería suficiente para nosotros o nuestra familia”.

“Eventualmente podrá salir de la cárcel y tendrá una segunda oportunidad de vivir su vida. Eso no nos parece justo cuando le ha robado la vida a Melissa”.

“No pasa un día sin que pensemos en Melissa o en la hermosa y exitosa mujer en la que sabíamos que crecería”.

“Nunca la veremos casarse o tener hijos y eso nos desgarra de dolor todos los días”.

“Nunca superaremos este dolor”.

La jueza Amanda Rippon se dirigió a la familia después de la sentencia.

“Sé que no es suficiente, es todo lo que puedo hacer”, dijo.

“Les deseo lo mejor”.

Melissa murió en el hospital un día después de ser atropellada por una Renault Kangoo sin seguro ni licencia en Hillsview Avenue.

Otro testigo, un miembro del Instituto de Conductores Avanzados, vio la camioneta acercándose a la escena de la colisión y recordó que Marsden estaba conduciendo “como un maníaco”.

El testigo dijo que un grupo de niños era claramente visible a un lado de la carretera.

El Sr. Guiliani dijo que Melissa estaba jugando con sus amigos y que fue atropellada cuando intentaba cruzar una estrecha calle residencial, a unos 150 metros de su casa.

Murió en el hospital al día siguiente, cuando su hermana cumplió seis años.

La policía arrestó a Marsden en Easington 20 horas después del choque. Rechazó una solicitud de la policía para que se le proporcionara una muestra de sangre.

Se informó al tribunal de que si hubiera sido detenido en un plazo de 18 horas, podría haber sido obligado a proporcionar una muestra.

Marsden también admitió previamente haber causado la muerte al conducir sin seguro y sin licencia, ambos relacionados con la muerte de Melissa.

También se declaró culpable de los cargos de no detenerse después de un accidente de tráfico, de no informar de un accidente, de conducir sin seguro y de conducir de forma distinta a la prevista en el permiso.

Brian Hegarty, defensor, dijo que Marsden “reconoce que sus acciones fueron totalmente inexcusables”.

También dijo: “Es consciente de que sus acciones al abandonar la escena fueron un acto espantoso de cobardía y autopreservación”.

Su madre hizo una emotiva declaración sobre su hija, que era una cadete voluntaria de la Policía que llevaba con orgullo su uniforme.

Ella dijo: “Nunca veré a Melissa crecer para ser la hermosa y exitosa mujer que sabemos que habría sido”.

“Ningún padre debería sobrevivir a su hijo. Ningún padre debería enterrar a su hijo”.

“Nunca pensé que nos pasaría a nosotros”.

El Sr. Guiliani dijo que el padre de Melissa, Michael Tate, la describió como “una chica hermosa, inteligente, divertida, extrovertida, relajada y con un corazón de oro”.

Asimiso dijo que la familia no podía perdonar, explicando: “Abandonar la escena y huir de la zona para esconderse de la policía después de no tomar ninguna acción es imperdonable”.

El juez Rippon le dijo a Marsden: “Si hubieras estado cumpliendo con la ley, no habrías conducido”.

“Si hubieras estado cumpliendo con el límite de velocidad, Melissa estaría viva hoy”.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds