Redacción BLesEl senador republicano Tom Cotton siendo entrevistado durante el fin de semana, aseguró que el Partido Comunista Chino (PCCh), está otorgando grandes sumas de dinero en efectivo a los estudios cinematográficos de Hollywood buscando imponer la propaganda pro-comunista y eliminar la imagen de chinos haciendo el papel de villanos en las películas.

Los comentarios de Cotton fueron realizados en una entrevista con Breitbart en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) durante el último fin de semana, un evento organizado por la Unión Conservadora Estadounidense (ACU).

Durante la entrevista Cotton argumentó que en la Guerra Fría, los estudios de Hollywood presentaban regularmente a los comunistas alineados con la Unión Soviética como el villano de las películas. Sin embargo, en los tiempos actuales los estudios de Hollywood no están actuando del mismo modo con los personajes villanos ligados al PCCh. 

Esta actitud, acorde a lo asegurado por Cotton, no se debe simplemente a un cambio en la ideología política de los productores, sino que se debe al menos en parte a que el PCCh está proporcionando grandes sumas de dinero en efectivo a los estudios de Hollywood para imponer un relato pro-comunista y pro-china.

“¿Cuándo fue la última vez que vio a un chico malo chino en una película?” Dijo Cotton. “En la Guerra Fría, los comunistas rusos siempre fueron los malos. Pensaríamos que los comunistas chinos proporcionarían un buen forraje para Hollywood, pero nunca lo ves”.

Incluso durante los últimos años, Hollywood ha reformulado historias de películas clásicas para revertir los roles de los malos chinos, con el fin de apaciguar a las autoridades del régimen comunista. Por ejemplo, Marvel Studios alteró el personaje de “El mandarín” en Iron Man 3, eligiendo al actor británico Ben Kingsley en el papel que originalmente fue concebido como un villano chino.

Cotton también recordó el caso de la película Top Gun 2: “Tom Cruise tuvo que quitarse la bandera de Taiwán de su chaqueta de bombardero porque los chinos se opusieron. ¿Por qué es eso? Bueno, en parte se debe a que China proporciona mucho dinero a los estudios de Hollywood. También es porque Hollywood quiere acceder al mercado chino”, dijo el senador.

En febrero, Cotton dio a conocer un plan en el que solicitaba al gobierno federal que prohibiera las inversiones del régimen comunista chino en la industria del entretenimiento estadounidense. El plan también insta a los estudios cinematográficos que disuelvan sus empresas conjuntas chinas.

“Necesitamos vencer a este imperio maligno y consignar a los comunistas chinos, al igual que a los bolcheviques, al montón de cenizas de la historia”, dijo Cotton en un discurso en el Instituto Reagan el mes pasado.

Le recomendamos:

En octubre del 2020, Chris Fenton, el expresidente de DMG Entertainment, publicó un libro titulado “Feeding the Dragon: Inside the Trillion Dollar Dilemma Facing Hollywood, the NBA, and American Business”, con pruebas empíricas sobre la influencia del régimen chino en las producciones de Hollywood. En el ensayo relata su fuerte experiencia cuando tuvo que lidiar con los censuradores y críticos del régimen. 

Chris Fenton, quien produjo más de 20 películas siendo presidente de DMG Entertainment, asegura en su nuevo libro que las autoridades del régimen chino están modificando la producción del cine estadounidense. Durante los últimos 20 años, China se convirtió en un mercado de gran crecimiento para los estudios de Hollywood y su inserción viene siendo cada vez más fuerte.

Fenton, siendo entrevistado en Voa News, admitió haber caído en la cuenta que desde su rol como presidente de una firma poderosa de la industria cinematográfica, estaba haciendo algo perjudicial para los Estados Unidos e incluso para el mundo en general, al colaborar a dar más influencia o poder al Partido Comunista chino (PCCh).

El régimen comunista chino hace años que comprendió que Hollywood es un excelente espacio para difundir sus ideales pro-comunistas, tanto por los millones de consumidores que tiene Hollywood en todo el mundo, como por la ambición de dinero reinante en el ambiente que facilita las posibilidades de inversión a cambio de posturas determinadas en los guiones y relatos.

Andrés Vacca– BLes.com