Redacción BLesPfizer planea solicitar una autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de su vacuna COVID-19 para niños de 2 a 11 años, según informó el director ejecutivo de la compañía durante una conferencia telefónica el martes.

Los niños de 2 a 11 años podrían potencialmente ser elegibles para una vacuna COVID-19 este otoño. Así lo informó el presidente y director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, quien dijo que espera solicitar la autorización de uso de emergencia (EUA) de la FDA en septiembre. Según su plan, en el cuarto trimestre seguiría una solicitud de EUA para edades de seis meses a dos años.

Paralelamente, Pfizer y su socio BioNTech están esperando actualmente una decisión de la FDA sobre un EUA que habilitaría la aplicación de su vacuna en adolescentes de 12 a 15 años de edad.

El New York Times informó que la aprobación podría llegar a finales de esta semana o principios de la próxima, dando a los adolescentes la oportunidad de vacunarse antes de que comiencen las clases en el otoño. 

Joe Biden dijo el martes que si la FDA lo aprueba, los funcionarios se centrarán en hacer que las vacunas estén disponibles a través de pediatras y médicos de familia. El presidente está desafiando a los estados a vacunar a tantos adolescentes como sea posible antes del 4 de julio.

“Los padres y sus hijos pueden hablar con su médico de familia al respecto y recibir la vacuna de un proveedor en el que más confían. Fácil, rápido y gratis ”, dijo Biden. “Y si los adolescentes están en movimiento este verano, pueden obtener su primera oportunidad en un lugar y la segunda en otro”.

Todos estos anuncios resultan sumamente polémicos teniendo en cuenta principalmente que la vacuna ya sea en adultos como en adolescentes, se encuentra aún en proceso de experimentación. 

Le recomendamos: El día que Putin ENFRENTÓ a los medios PROGRESISTAS que enarbolaban a Greta Thunberg

Ad will display in 09 seconds

En segundo lugar, y no menos importante, las estadísticas demuestran que tanto niños como adolescentes presentan tasas de transmisibilidad del virus sumamente bajas, eso quedó demostrado con las aperturas de escuelas a nivel mundial, donde se pudo verificar que a pesar de que los alumnos comparten varias horas al día en espacios reducidos, no se detectaron grandes focos de contagio. 

Y en los casos de contagio de niños y adolescentes, las tasas de mortalidad son insignificantes.

Teniendo en cuenta estos datos surge la pregunta inevitable: ¿Por qué exponer a un proceso de experimentación a los más chicos si ni siquiera son parte principal del problema del virus PCCh?

La credibilidad por las vacunas contra el virus PCCh y concretamente por la vacuna de Pfizer en los Estados Unidos se encuentra en un punto crítico debido a la gran cantidad de denuncias por efectos adversos y casos de muerte seguidas de su aplicación. 

Recientemente un documento de la compañía farmacéutica Pfizer publicado por medios alternativos, empeoró aún más su imagen y ayudó a promover la desconfianza por su efectividad y efectos adversos. 

Según el propio documento, se establece un protocolo de seguridad para el periodo de prueba de la vacuna contra el virus PCCh y en uno de sus enunciados indica que las personas vacunadas podrían causar ‘acontecimientos adversos graves’ a personas no vacunadas simplemente por respirar cerca o por tocarlas.

El extenso documento de 146 páginas fue diseñado como un “estudio para evaluar la seguridad, la tolerabilidad, la inmunogenicidad y la eficacia de las vacunas de ARN contra COVID-19 en personas sanas” tiene fecha de noviembre de 2020.

Andrés Vacca – BLes.com