El Director de Política Comercial y de Manufactura Peter Navarro dijo el sábado 2 de enero que el Vicepresidente Mike Pence, que presidirá la sesión del 6 de enero como presidente del Senado, tiene la autoridad para retrasar la asunción presidencial.

Durante una entrevista con Jeanine Pirro de Fox News, se le preguntó a Navarro si los republicanos, que planean desafiar el conteo de votos del Colegio Electoral durante la sesión conjunta del Congreso del 6 de enero, podrían llevar a cabo una auditoría de 10 días de la elección en los estados en disputa antes del 20 de enero.

“No me sorprendería ver un consejo especial sobre esto”, respondió Navarro. “Y el Vicepresidente Pence, tiene la autoridad de dar ese plazo de 10 días para hacer lo que sea necesario. Y no puedo imaginar que cuando revise los hechos, no votará de la manera correcta”.

Pirro señaló que el día de la asunción no puede ser cambiado, según la Constitución.

“Bueno, puede ser cambiado, en realidad. Podemos sobrepasar esa fecha… si es necesario”, insistió Navarro.

Los comentarios de Navarro llegaron después de que 12 senadores republicanos liderados por el senador Ted Cruz (R-Texas) anunciaran que se unieron a Josh Hawley (R-Mo.) y otros legisladores republicanos para objetar la certificación del Colegio Electoral.

Le recomendamos:

“América es una República cuyos líderes son elegidos en elecciones democráticas. Esas elecciones, a su vez, deben cumplir con la Constitución y con las leyes federales y estatales”, el grupo escribió en una declaración conjunta.

“La elección de 2020, sin embargo, presentó alegaciones sin precedentes de fraude electoral, violaciones y aplicación laxa de la ley electoral, y otras irregularidades en la votación”, añadió el grupo, señalando que los tribunales, incluido el Tribunal Supremo, se han negado repetidamente a escuchar las pruebas del supuesto fraude.

Los senadores están pidiendo al Congreso que designe una Comisión Electoral, con plena autoridad de investigación y determinación de los hechos, para llevar a cabo una auditoría de emergencia de 10 días de duración de las declaraciones electorales en los estados donde se disputan los resultados.

Pence dijo el sábado que acoge con satisfacción los esfuerzos de los legisladores para desafiar los votos del Colegio Electoral emitidos para Biden.

“El vicepresidente Pence comparte la preocupación de millones de estadounidenses por el fraude y las irregularidades de los votantes en la última elección”, dijo el jefe de personal de Pence, Marc Short, en el comunicado.

A principios de esta semana, el representante Louis Gohmert (republicano de Texas) y otros republicanos presentaron una demanda contra Pence, pidiendo a un tribunal que le diera al vicepresidente “autoridad exclusiva” para decidir qué votos del Colegio Electoral deben ser contados el 6 de enero. Pence dijo que él no era el verdadero responsable de la demanda, que fue posteriormente desestimada por un tribunal federal de apelaciones.

Navarro, quien asesora al Presidente Trump, publicó un informe el 17 de diciembre en su calidad de ciudadano particular sobre presuntas irregularidades en la votación y fraude electoral en seis estados disputados.

Navarro dijo que el patrón de irregularidades en los seis estados sugiere “una estrategia coordinada para, si no robar la elección directamente, manipular estratégicamente el proceso electoral de tal manera que se ”rellene la urna” e incline injustamente el campo de juego a favor de la candidatura de Biden-Harris”.

El informe advierte, “En ausencia de una investigación exhaustiva antes del día de la asunción, una nube y una mancha se cernirán sobre lo que será percibido por muchos americanos como una administración Biden ilegítima”.

Ann Wilson – The BL