Redacción BLesEste miércoles 9 de junio el Parlamento Europeo finalizó la votación para implementar el ‘certificado COVID’ o pasaporte sanitario en todo el territorio de la Unión Europea el cual se solicitará a los ciudadanos europeos y extranjeros cuando viajen dentro del continente y en el cual consta si la persona se vacunó, se hizo un testeo que dio negativo o se recuperó de una infección.

La votación realizada el martes 8 de junio fue de 553 votos a favor, 91 en contra y 46 abstenciones.

El eurodiputado español Juan Fernando López Aguilar, que preside la comisión de Libertades Civiles, vio la aprobación del pasaporte sanitario como un paso para volver a la normalidad

“Queremos enviar el mensaje a los ciudadanos europeos de que estamos haciendo todo lo posible para restablecer la libertad de circulación”, dijo López Aguilar.

El certificado será emitido nacionalmente por cada miembro de la comunidad europea y tendrá validez en toda Europa. No tendrá cargo y los individuos podrán circular libremente entre los países miembros sin tener que ser sometidos a cuarentenas, testeos ni otro tipo de restricciones, salvo cuando ‘haya una situación de emergencia’, como por ejemplo una nueva cepa que esté fuera de control.

El certificado podrá ser digital o impreso. En ambos casos contiene un código QR que supuestamente las autoridades ‘leerán offline’ es decir, sin conexión a Internet para evitar compartir los datos sensibles de las personas en la web.

Según Life Site, el pasaporte COVID contendrá la siguiente información de los viajeros: prueba de vacunación, prueba de haberse recuperado de COVID durante los últimos seis meses, o un resultado negativo reciente (72 horas) de la prueba, que puede ser una prueba de PCR, una prueba rápida de antígenos que se basa en la detección de proteínas virales (menos de 48 horas), o una prueba de anticuerpos que muestra que una persona ha estado expuesta al SARS-CoV-2 y ha desarrollado inmunidad contra él.

Aquellas personas que no posean el certificado serán sometidas al aislamiento o cuarentena, testeos o la entrada les será negada, dependiendo de la autoridad del país al que desea ingresar.

Los turistas extranjeros también podrán solicitar el pasaporte sanitario para ir de vacaciones a Europa.

Le recomendamos: El ÉPICO discurso de PUTIN: “Sin valores morales, las personas perderán su dignidad humana”

Ad will display in 09 seconds

Varios países de la Unión Europea ya han empezado a utilizar el sistema entre ellos Bulgaria, Croacia, la República Checa, Dinamarca, Alemania, Grecia y Polonia y salvo 9 países que aún no iniciado la preparación para el pasaporte, los demás están ‘técnicamente listos’.

Los pasaportes sanitarios se comenzarán a solicitar a partir del 1 de julio próximo y durante un año, hasta el 1 de julio de 2022.

La medida tiene que recibir el sello de cada miembro de la comunidad europea que es visto como una formalidad.

En su comunicado de prensa, el Parlamento aseguró que los datos de las personas no serán compartidos aunque existen serias dudas debido a la vulnerabilidad de llevar esta información en un teléfono celular inteligente en el caso de ser digital pues compañías como Google con su sistema Android son conocidas por compartir datos de sus usuarios sin que estos lo hayan autorizado.

Las vacunas como medida estándar para garantizar la libertad individual

La cuestión de utilizar las vacunas como estándar para volver a la normalidad y permitir el libre movimiento dentro de Europa u otros lados del mundo, plantea serias dudas debido a que, países que desplegaron grandes operativos para vacunar a su población vieron el surgimiento de casos en personas ya vacunadas incluso peor que en países que no se vacunaron tantas personas.

Tal es el caso de la isla Seychelles que a pesar de vacunar a más del 60% de sus habitantes, tuvo picos de casos posteriores.

Además, en Israel, otro país que vacunó a más del 55% de su población, estudios realizados para comprobar la eficacia de las vacunas con respecto a la inmunidad, dieron resultados sorprendentes.

Las personas que se infectaron, no se vacunaron y se recuperaron del virus PCCh, generaron mayor inmunidad que aquellos que no se infectaron pero sí se vacunaron.

Sumado a todo esto, existe la cuestión de los efectos adversos, lamentablemente poco reportados por los medios principales.

En los últimos meses los datos del CDC indican que se triplicó la muerte de personas ya vacunadas.

Reportes de parálisis en las extremidades, convulsiones de cuerpo entero, venas que ‘explotan’, etc., también quitan credibilidad a las reiteradas afirmaciones de que la vacuna es segura y por ende plantea el cuestionamiento de por qué utilizarlas como medida estándar para garantizar la libertad de las personas cuando existen todos estos asuntos de fondo.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.