Comprar flores para una boda puede costar una fortuna, pero una pareja encontró la mejor solución cuando optaron por cultivar sus propias flores.

Tyler y Aimee Morrison, ambos de 25 años, de Salisbury, Wiltshire, Inglaterra, pasaron todo un año cultivando flores de colores para decorar su día especial, e incluso alquilaron una parcela, informó el medio local Metro.

Las flores se usaron para todo, desde la decoración de los ojales de los padrinos en sus trajes, hasta el confeti que se lanzó al salir de la iglesia. 

[Después de 2381 días de rechazo, el triste perro se restringió a un rincón solitario del refugio hasta que un joven lo salvó]

La pareja cultivó de todo, desde amapolas, dalias, cosmos, además de una gran variedad de flores silvestres para su gran día, y el resultado fue un espectáculo absoluto.

Fuente: SWNS

El día de la boda, Tyler y Aimee tenían un arco floral con 20 tipos diferentes de flores rosadas, blancas, púrpuras y amarillas, así como ramos llenos y arreglos de mesa.

Fuente: SWNS

Mientras que el gigantesco proyecto suena como algo que solo un jardinero experimentado asumiría, lo creas o no, Tyler dijo que no tenía experiencia con plantas.

“Cuando recibimos la primera parcela el verano pasado, no teníamos realmente un objetivo claro en mente”, contó.

Fuente: SWNS

“No era nuestra idea inicial cultivar las flores para nuestra boda. Siempre hemos tenido la ambición de ser autosuficientes y cultivar nuestras propias plantas”.

“Una vez que decidimos que cultivaríamos flores para la boda, fue una curva de aprendizaje bastante empinada. Nos metimos en el fondo del asunto. Tuvimos que prepararlo todo en invierno, así que pasamos mucho tiempo allí con los dedos helados”.

La misión requirió mucha dedicación, levantarse a las 7 de la mañana para regar las plantas y pasar la mayor parte de los fines de semana en el huerto.

Fuente: SWNS

“Los minutos definitivamente se convierten en horas allí, pero lo disfrutamos”, añadió.

Fuente: SWNS

Afortunadamente, la pareja tenía un grupo confiable de amigos para ayudarlos a arreglar todas sus flores a medida que el día se acercaba.

Y su arreglo floral fue tan exitoso que incluso un amigo les pidió ayuda para su boda.

El joven contó: “Un amigo nuestro se casa en tres semanas y nos ha pedido que hagamos las flores para su boda”.

“Creo que el objetivo es convertir esto en una pequeña empresa. Hemos invertido mucho en la parcela el año pasado, y las flores siempre vuelven a crecer después de cortarlas”.

Por lo tanto, la idea no solo les ahorró una carga, sino que también desencadenó un potencial negocio.

Te puede interesar:

Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Categorías: Últimas noticias