Redacción BLesNoor Bin Ladin, sobrina del exjefe del grupo terrorista Al- Qaida, Osama Bin Laden, que planeó los ataque del 11-S, denunció el estado deplorable en el que la “clase dirigente traidora”, tiene a Estados Unidos, refiriéndose al presidente, Joe Biden, y a los demócratas.  

“Por eso tengo el corazón roto por el estado en el que se encuentra hoy Estados Unidos, con sus valores fundacionales mancillados y su soberanía casi totalmente usurpada por su clase dirigente traidora”, escribió Bin Ladin en un ensayo reciente citado por Revolver News el 2 de mayo. 

También denunció a la “clase globalista de Estados Unidos” por acusar a los patriotas de derechas como supremacistas blancos, extremistas y terroristas domésticos.

“Que Biden compare el no-acontecimiento del 1/6 [en el Capitolio] con el 11-S y compare a los estadounidenses con algunos de los peores bárbaros de la Tierra es despreciable, y una bofetada a todos los que han sufrido ataques terroristas reales”, añade Bin Ladin.

La escritora Bin Ladin expresa su profundo descontento con la administración actual, movida por su amor al país, y no duda en afirmar que este superará la crisis actual. 

“Ya sean extranjeros o nacionales, sus enemigos no tienen ninguna posibilidad ante el patriotismo y el valor estadounidenses. El amor a la libertad, a Dios y a la patria es más poderoso que los designios malvados de la clase dirigente globalista”, afirma convencida. 

Curiosamente, Bin Ladin no conoció a su tío pero vio en su biblioteca que había estudiado a fondo a Estados Unidos. Ella también lo estudia pero porque lo ama, por eso le duele tanto el deterioro al que fue sometido durante décadas.   

“Las mismas medidas promulgadas para proteger a los estadounidenses de las amenazas extranjeras se utilizan ahora para aterrorizarlos si se atreven a cuestionar la legitimidad de sus gobernantes”, observó.

Le recomendamos: “ES PERTURBADOR”: El día que actriz Blake Lively EXPUSO el HORROR del tráfico de niños

Ad will display in 09 seconds

Para Bin Ladin la comparación del ataque del 11-S con la manifestación del 6 de enero es absolutamente inconsistente y solo busca “impugnar al presidente Trump y justificar la persecución de cualquiera que se atreva a cuestionar el resultado de las elecciones de 2020”.

No obstante su falsedad, las consecuencias a las que se enfrentan los manifestantes de la supuesta “insurrección” son muy reales.

“Aproximadamente 400 personas han sido arrestadas desde el 1/6, y muchas de ellas siguen actualmente en prisión, incluso en régimen de aislamiento”, explicó Bin Ladin.

Y agregó: “Desde ese día, el régimen ha emprendido un ataque descarado contra el carácter de los partidarios de Trump, etiquetándolos como terroristas domésticos, extremistas o supremacistas blancos”

Cerca de cuatro meses después el Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro N. Mayorkas, con profundos vínculos con el Partido Comunista de China (PCCh),  se pronunció la semana pasada. 

“El extremismo violento doméstico representa la amenaza más letal y persistente relacionada con el terrorismo para nuestro país hoy en día”, aseguró.

Y agregó: “Mientras trabajamos para salvaguardar nuestra nación, debemos estar atentos a nuestros esfuerzos para identificar y combatir el extremismo violento doméstico tanto dentro de la comunidad en general como en nuestra propia organización”, al referirse a la controvertida persecución contra los patriotas que buscaban integridad electoral. 

A pesar de la feroz persecución de la que son víctimas, los seguidores del expresidente Trump se adhieren a la legalidad y esperan derrotar en elecciones justas a sus oponentes demócratas, tan pronto como en las elecciones intermedias del año próximo.

Por otro lado, la auditoría electoral en marcha en Arizona podría deparar sorpresas que modifiquen sustancialmente los resultados de la elección presidencial del 2020, y restauren los derechos que buscan los electores. 

José Hermosa – BLes.com