Una sobreviviente de abuso doméstico explicó los ocho pasos que pueden llevar a que la violencia se convierta en asesinato.

Abbie Brydon, de 30 años de edad, fue golpeada severamente por su ex pareja Scott Hughes en su casa de Wythenshawe, Inglaterra, en marzo de 2018. Cree que habría muerto de no haber sido por los vecinos que la escucharon gritar pidiendo ayuda.

Tras el brutal ataque de Hughes, Abbie quedó con dos fracturas en las cuencas de los ojos, fracturas nasales y hematomas tan graves que su propia familia casi no podía reconocerla.

[Se hizo la muerta y vio cómo su tío mataba a toda su familia]

Hughes fue condenado por la brutal agresión y actualmente cumple 14 años tras las rejas.

Abbie quiere ayudar a otras personas que sufren abuso doméstico a ser conscientes de cómo su situación podría escalar a homicidio. Afirmó que ‘The Homicide Timeline’ (La línea de tiempo del homicidio), delineado por la Dra. Jane Monckton Smith es ‘absolutamente acertado’.

La Dr. Monckton Smith, de la Universidad de Gloucestershire, examinó las circunstancias de 372 casos de asesinatos por abuso doméstico y realizó entrevistas tanto con familiares en duelo como con profesionales de la protección pública.

A lo largo de su investigación, la experta en criminología descubrió un patrón emergente de ocho pasos distintos, el primero de los cuales comienza con la “historia previa a la relación” de un individuo.

[“Tendrás que pasar por sobre mí’”: Su ex esposa lo quiso desconectar del soporte vital pero su padre intervino]

Según este estudio, las víctimas deben tener en cuenta si su pareja tiene antecedentes penales, o si han sido acusadas de “abuso doméstico o acoso” por sus ex parejas. Se dice que las víctimas a menudo están al tanto de tales acusaciones, pero no siempre las creen.

El segundo paso llega en la etapa de “relación temprana”, donde la relación puede acelerarse con “declaraciones tempranas de amor, posesividad y celos”.

A medida que la relación avanza, surge el tercer paso, en el que la relación está “dominada por el control coercitivo, generalmente con algunos de los marcadores de alto riesgo”.

El cuarto paso se describe como “desencadenante/s” por el cual el poder del abusador se ve amenazado por un evento como una separación, una enfermedad o dificultades financieras.

Con el quinto paso viene una marcada “escalada”, que podría incluir tácticas de control más frecuentes o severas. Esto podría implicar amenazas de suicidio, comportamiento violento, acecho y mendicidad.

El sexto paso es definido por un “cambio en el pensamiento”, con el perpetrador impulsado a tomar una decisión debido a “sentimientos de venganza, injusticia o humillación”. Esta decisión podría implicar “seguir adelante, vengarse o potencialmente cometer un homicidio”.

En el séptimo paso, el perpetrador se encuentra en la etapa de “planificación”, lo que podría llevarle a “comprar armas” y a “buscar oportunidades para que la víctima se quede sola”, así como a llevar a cabo “acosos y amenazas”.

El octavo y último paso es el homicidio, que podría implicar “violencia extrema, suicidio, muerte sospechosa, desaparición de personas, múltiples víctimas”.

Esta línea de tiempo fue diseñada con el objetivo de ayudar a los profesionales que están involucrados en la realización de evaluaciones de riesgo a ganar confianza en su toma de decisiones, particularmente en situaciones de crisis.

Se espera que estos pasos permitan a los profesionales reconocer las ocho etapas cuando se encuentren frente a ellas, y de esa manera poder intervenir y potencialmente salvar más vidas.

La Dr. Monckton Smith hace la siguiente aclaración:

“La línea de tiempo de homicidios domésticos es un modelo pionero que transforma la forma en que pensamos sobre el homicidio doméstico, el control coercitivo y el acecho y los riesgos en estas situaciones. Es la primera vez que estos comportamientos se organizan de esta manera”.

“La policía ha sido increíblemente receptiva, y reconoce los pasos en los casos en los que está trabajando”.

“Esto cambiará fundamentalmente la forma en que vemos el riesgo y tiene el potencial de salvar vidas, ya que la intervención es posible en cada una de las etapas y las víctimas pueden utilizarla para comprender su propia posición”.

MEN Media

Abbie cree que este patrón de ocho etapas, publicado en la revista Violence Against Women (VAW), bien podría salvar las vidas de otras personas que actualmente están sufriendo a manos de sus parejas.

Según el medio local Manchester Evening News, Abbie dijo:

“Creo que nunca asumes que te va a pasar a ti, pero las similitudes en el estudio y cómo progresan las etapas son absolutamente acertadas”.

“Si estas etapas fueran más conocidas por las mujeres, creo que podría salvar vidas”.

La Dr. Monckton Smith ha formado a agentes de policía y profesionales de la protección pública en todo el Reino Unido, incluidos el Servicio Nacional de Libertad Condicional, la Garda Síochána, Thames Valley y la Policía de Kent. Tras la publicación de su investigación, espera que se imparta formación adicional.

Le puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias