Redacción BLes – Una perrita perfectamente sana fue sacrificada en Virginia el pasado mes de marzo para cumplir el último deseo de su dueña que quería que su mascota fuera enterrada con ella. 

La perrita llamada Emma, una mezcla de Shih Tuz llegó al refugio de animales del Condado de Chesterfield en Virginia tras la muerte de su dueña el 8 de marzo y estuvo allí durante dos semanas, informó la CNN. 

Durante ese tiempo, los responsables del refugio trataron de convencer a la albacea testamentaria de la mujer para que dejaran vivir al animal, que estaba perfectamente sano y tenía muchas posibilidades de ser adoptada por una nueva familia. 

“En varias ocasiones sugerimos que podrían entregar a la perra, porque es una perra a la que podemos encontrar fácilmente un nuevo hogar”, dijo Carrie Jones, gerente de la Oficina de Animales de Chesterfield, a WWBT, afiliada de CNN.

La albacea se negó y el 22 de marzo fue a recoger al animal para llevarla a un veterinario local que le aplicó la eutanasia, posteriormente fue llevada a un centro crematorio donde fue incinerada. 

Las cenizas de Emma fueron entonces entregadas a la albacea que, según las regulaciones vigentes en la materia, hizo los arreglos oportunos para que se llevara a cabo el enterramiento de las cenizas de la perrita con su dueña. 

Según la legislación estatal, en Virginia es legal practicar la eutanasia a animales sanos, sin embargo, no es fácil encontrar a un veterinario dispuesto a hacerlo. 

“Cuando nos enfrentamos a una situación de eutanasia, es una situación muy emocional que debemos realizar de manera ética y hemos hecho un juramento para hacerlo”, dijo a WWBT el Dr. Kenny Lucas de la Clínica de Animales Shady Grove.

“También es algo que nos llevamos a casa. Nos pesa como profesionales”, añadió. 

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

 

Video Destacados