Cuando el huracán Dorian devastó Freeport, la principal ciudad de Gran Bahama, el pescador Howard Armstrong tuvo que observar impotente cómo su esposa moría en la creciente inundación que se apoderó de su casa.

El agua subió rápidamente, le dijo a CNN, y pronto les llegó al cuello.

“El agua no dejaba de subir y todos los electrodomésticos estaban flotando por toda la casa”, recordó Armstrong, que es pescador de cangrejos.

[Un hombre fallece brutalmente corneado por un toro en una fiesta española]

Su esposa, Lynn, estaba parada en los gabinetes de la cocina, el único lugar donde “tu cabeza llegaba el techo”, dijo. Solo sus cabezas estaban por encima del agua.

Después de esperar ser rescatados durante horas, la esposa de Armstrong sucumbió a la hipotermia y se deslizó bajo el agua.

Cuando la tormenta finalmente se alejó de las Bahamas el martes 3 de septiembre, se informó que siete personas habían muerto y las autoridades temen que el número aumente drásticamente a medida que más historias como la de Armstrong salgan a la luz.

El hombre siguió contando que luego “se arriesgó” y nadó fuera de la casa hasta su barco, que estaba amarrado cerca.

“Vi que mi barco seguía allí y nadé”, afirmó.

Armstrong vivió en Freeport durante 58 años y “luchó contra muchos huracanes”, pero nunca vio una inundación como esta.

“Todo lo que tenía ya no está”, dijo con tristeza. 

Sigue leyendo:

. Una pequeña Chihuahua murió tratando de salvar a una niña de 3 años de una furgoneta en llamas.

. Una adolescente perdió la nariz y un ojo luego de intentar tomarse una selfie con un rifle de caza.

. Tragedia en Argentina: Le regalaron un auto, lo chocaron y murió calcinado junto a sus hijos (Video).

Le puede interesar:

“Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Categorías: Últimas noticias