Una perra que estaba a horas de ser sacrificada fue salvada y ahora está pasando el resto de sus días en una comunidad de ancianos en Maryland, EE.UU., haciendo compañía a los residentes, inormó el medio local Fox13.

Journey, que se cree que tiene unos 6 años de edad, había vivido en una jaula toda su vida. Cuando su dueño murió, fue enviada a un refugio sobrepoblado en la zona rural de Virginia, según Amy Creel, miembro de la junta directiva de Knine Rescue y coordinadora de adopciones.

Al ser un animal de varios años, Journey fue puesta en la lista de la eutanasia, dijo Creel.

[Un niño de 12 años asesinó a un ladrón con el mismo cuchillo que este usó para apuñalarlo y robarle un celular]

Gracias a una serie de acontecimientos afortunados, Journey llegó a Maryland.

A través de contactos de rescate, Creel había recibido noticias de otro perro llamado Spec en el refugio que necesitaba ayuda.

Imagen: Amy Creel / Knine Rescue Inc.

El equipo organizó un transporte desde el condado de Montgomery, Maryland a Virginia y de regreso para recogerlo, y en el último minuto, preguntaron si Knine Rescue podía llevarse otro perro.

“Cuando el transporte lo estaba recogiendo, recibí una llamada y me dijeron: ‘¿Hay alguna manera de que puedas llevarte un segundo perro?’ Mi primer pensamiento fue no”, recordó Creel.

El transporte del equipo no estaba preparado para llevar otro perro, explicó Creel. No tenían una casa de acogida preparada para Journey, ni tampoco sabían nada de ella.

“En realidad estaba muy reacia, pero algo me dijo que aceptara. No puedo explicarlo”, contó. “Fue literalmente el día antes de que fuera sacrificada”.

Cuando llegó a Maryland, Journey terminó yendo a un evento en un centro de ancianos, llamado Sunrise Senior Living de Chevy Chase.

“Journey era muy tímida cuando llegó por primera vez, lo que no es de extrañar”, dijo. “Cuando entró en el centro de ancianos, era como si perteneciera allí. Fue algo muy extraño. Simplemente entró y se sintió cómoda al instante, su cola empezó a menearse y se acercaba a la gente”.

“Fue como si tan pronto como pasó por la puerta volviera a la vida”, agregó.

Creel dijo que la directora ejecutiva de Sunrise Senior Living, Kathy Tyler, la llevó a un lado y le preguntó: “¿Y si Journey vive aquí?”.

“Ni siquiera sabía que era una posibilidad”, explicó Creel.

Journey terminó siendo adoptada por Sunrise Senior Living y Creel explicó que es el tipo de perro perfecto para la instalación.

Se ha demostrado que la interacción con animales reduce la presión arterial y los niveles de la hormona cortisol relacionada con el estrés, señalan los expertos. También se ha demostrado que ayudan a la interacción social y reducen los sentimientos de soledad.

Creel dijo que el centro para personas de la tercera edad tiene un “club de caminatas” en el que Journey puede participar, e inspirar a más residentes para que sean más activos físicamente y caminen con ella.

“No tenía a nadie en su vida y ahora vive con todo este grupo de personas”, dijo Creel.

La historia de Journey ha inspirado a Knine Rescue a acercarse a otros centros de ancianos para ver si el equipo puede ayudar a otros perros mayores a encontrar un hogar.

“La parte realmente asombrosa de la historia es lo cerca que estuvo de no hacer este viaje. Casi no aceptamos traerla porque no estábamos preparados y fue en el último minuto. Todo encajó para que esto ocurriera”, afirmó. “Sentí que estaba destinado a ser”.

Aún más buenas noticias: Spec, el otro perro que fue rescatado, también encontró un hogar para siempre, contó Creel.

Le puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias