Un niño de nueve años pidió desesperadamente que no lo envíen con su padre antes de que este lo asesinara a golpes, según una investigación.

Bradyn Dillon, de Canberra, Australia, fue asesinado por su padre, Graham Stuart Dillon, en 2016, después de que el niño fuera sometido a repetidos abusos físicos.

El martes, durante la investigación del hecho, la madre del pequeño se echó a llorar al describir sus terribles intentos de salvar a su hijo.

[Encerró a una niña de 4 años en el baño de un McDonald’s y la atacó sexualmente]

La mujer, cuya identidad no se revelará, habló de la última vez que vio a su niño. 

Tenía moretones en la cara, pero Graham le hizo ponerse el gorro para ocultar los que tenía en la frente”, dijo según ABC News

“Recuerdo vagamente que había un moretón en su pierna, un gran moretón, como de una patada”.

También afirmó que Bradyn le dijo que su padre lo estranguló y le gritó. 

[Justicia para “la niña de calcetitas rojas”: condenan a su madre y a su padrastro a 88 años de cárcel por su brutal asesinato]

Antes de su muerte, el niño fue quemado con cigarrillos, golpeado y arrojado a través de la habitación en un “brutal proceso de tortura” infligido por su padre, según el juez John Burns, quien sentenció a Dillon a 41 años de prisión.

Braydn fue finalmente asesinado en febrero de 2016 cuando su padre le dijo que se inclinara sobre una mesa de café de mármol y le dio puñetazos y patadas hasta que perdió el conocimiento.

En una reunión previa con las autoridades victorianas, el joven les había suplicado: “Por favor, no me envíen de vuelta con papá”, afirmó la madre. 

La mujer dijo que intentó todo pero no consiguió la custodia de su hijo a través del sistema judicial de Victoria, pero admitió que el proceso seguía confundiéndola con sus diferencias entre estados.

Cuando Bradyn fue devuelto a su abusivo padre, el niño gritó aterrorizado mientras Dillon hacía un gesto a la madre indicándole que le iba a cortar la garganta. 

En 2014, la mamá afirmó que Dillon publicó imágenes de balas y un arma de fuego en línea junto con el mensaje “regalos de Navidad para ti…. tick tock p***a”, según el Daily Telegraph.

Sostiene que les mostró el posteo a los agentes en la comisaría de policía de Shepparton en Victoria, pero no querían ocuparse de la situación ya que era jurisdicción federal.

En otra ocasión, en el mismo año, la mujer viajó a Canberra para recuperar a su hijo después de enterarse de que había sido llevado al hospital para un examen sexual después de que el padre “interfirió” con Bradyn.

“Puse 300 gramos de Seroquel en su café para que se durmiera y yo pudiera llevarme a Bradyn sin que nos hiciera daño”, dijo la madre.

El medicamento diseñado para tratar la esquizofrenia y el trastorno bipolar tiene el efecto secundario de la somnolencia.

La mujer afirmó que hizo frecuentes llamadas telefónicas a varias agencias gubernamentales de los Servicios de Protección al Niño y al Joven de ACT.

Según la información, Dillon logró aislar a Bradyn sacándolo de la escuela. 

Rebecca Curran, la abogada que asiste al forense, dijo que los maestros lo describieron como un niño “cortés y respetuoso” que se sumó a un ambiente seguro y acogedor.

“La ironía es que la comunidad falló en proporcionarle a Bradyn un entorno hogareño seguro”, afirmó. 

Sigue leyendo:

. “Nunca volverás a tener hambre”: Una madre a su bebé antes de enterrarlo en estiércol.

. Un hombre fallece brutalmente corneado por un toro en una fiesta española.

. Una adolescente perdió la nariz y un ojo luego de intentar tomarse una selfie con un rifle de caza.

Le puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias