Timberlyn Merritt solo miró hacia otro lado por unos segundos mientras disfrutaba de un tiempo con su hija Remy en su patio delantero de Missouri, Estados Unidos, reportó Inside Edition.

Ese 15 de junio, unos segundos son todo lo que le tomó a la naturalmente curiosa Remy, alejarse. Y cuando mamá miró hacia atrás, la pequeña Remy no se encontraba por ningún lado.

Una sensación de miedo y pánico se apoderó de Timberlyn cuando comenzó a llamar a su hija.

[Adolescente de 12 años violó a una hermana de 6 varias veces mientras ‘recreaba’ la escena sexual de un videojuego violento]

Ya era de noche, y la casa de Merritt estaba justo al otro lado de la calle de un maizal muy alto y denso.

Timberlyn no dudó en llamar inmediatamente al 911 para pedir ayuda con el fin de encontrar a su pequeña niña desaparecida.

Después de colgar el teléfono, corrió directamente hacia ese alto maizal, gritando el nombre de Remy hasta que se quedó ronca.

Pronto otros miembros de la comunidad agrícola se unieron a la búsqueda. Casi 150 personas, incluidos los oficiales de seguridad pública, se ofrecieron como voluntarios para ayudar.

[“¿Puedo matar al bebé ahora?”: El perturbador mensaje que recibió una mujer de su ex esposo cuando cuidaba de su hijo]

Utilizaron todo tipo de equipo de investigación, incluido el radar infrarrojo, un helicóptero e incluso miembros del cuerpo canino de la policía.

No fue hasta que pasaron 12 horas que uno de los miembros caninos de la unidad K-9 comenzó a ladrar, solo para ser devuelto con otro ladrido más débil a casi un km de la casa de los Merritt.

El héroe del día fue un Yorkshire Terrier, la mascota de Remy, Fat Heath.

Fat Heath se quedó a su lado durante la noche y ayudó a los rescatistas a ubicarla entre los tallos de maíz de 1.5 metros de altura, proporcionando un final feliz a una situación muy aterradora.

Le puede interesar:

“Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Categorías: Últimas noticias