Redacción BLes – El asesino en serie Claudio Gil, condenado por tres crímenes de odio contra homosexuales en 2016 en la ciudad de San Juan, fue nuevamente sentenciado el 18 de septiembre por abusar sexualmente de su compañero de celda en Argentina. 

Gil se encontraba cumpliendo dos cadenas perpetuas por los homicidios de Jorge Espínola y de Carlos Echegaray cuando abusó de su compañero de celda, Gonzalo Ferrero, de 31 años, que estaba en la prisión por un delito de robo, según informó San Juan 8. 

Ferrero, que tiene un retraso madurativo, tuvo que convivir con el asesino durante un año, tiempo en el que tuvo que soportar toda clase de abusos: golpes, quemaduras con agua caliente y abusos sexuales, de acuerdo con La República

La representante legal de Ferrero ha culpado al estado por no separarlos alegando que “un condenado no puede estar en el mismo pabellón que un procesado” y por ello está exigiendo 500.000 dólares en compensación por daños y perjuicios. 

Por su parte Claudio Gil, calificado de asesino “impiadoso”, psicópata y narcisista según la evaluación psicológica, ha sido condenado a seis años más de prisión. 

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__