Una pareja en Alabama, EE.UU., mató de hambre a su hijo de 3 años porque no creían en los médicos.

El otro hijo de la pareja, de 4 años de edad, también fue tratado de la misma manera, pero afortunadamente, sobrevivió.

Irónicamente, los padres se habían declarado en bancarrota no hace mucho tiempo y habían contraído deudas por varios miles de dólares debido a facturas médicas.

[Golpeó a su hija de 5 semanas contra el pavimento hasta matarla después de una pelea con su novia]

Ashley Elizabeth Catron y Frederick Anthony Frink ahora enfrentan la posibilidad de pasar toda su vida en prisión por causar la muerte de sus hijos por negligencia, según informó Fox News

Twitter / Ashley Remkus

La pareja ha sido acusada de abuso infantil agravado en la muerte de su hijo Hendrix Frink. Según el informe de WAAY, se requirió la presencia de la policía en el domicilio de la pareja el 23 de julio en la casa de Maple Ridge Boulevard.

[La horrible historia de Adrian Jones, el niño que fue asesinado por su padre y dado como alimento a los cerdos]

Cuando los oficiales llegaron, encontraron el lugar en un estado muy lamentable.

Los hijos de la pareja fueron llevados inmediatamente al hospital de Huntsville debido a graves problemas de salud, pero uno de ellos, Hendrix, el hijo de 3 años, ya había muerto.

La policía encontró heces secas en su pañal. También notaron que los dos estaban extremadamente delgados.

Twitter / Ashley Remkus

Estaban severamente desnutridos, según los oficiales de policía de Huntsville que fueron a la casa y testificaron en la corte sobre el asunto, reportó Fox News.

El hermano de Hendrix, por otro lado, pesaba solo 15 libras (6,8 kilos), pero aún así logró sobrevivir, según los investigadores.

Twitter / Ashley Remkus

De acuerdo con Baby Center, el peso normal de un niño de 3 años es alrededor de 29,5 – 34,3 libras (13,3 – 15,5 kilos), mientras que el peso normal para un niño de 4 años está entre 33.3 y 39.1 libras (15,2 – 17,7 kilos). El hijo de 4 años luchó por su vida en el hospital y fue dado de alta recientemente, según WAAY.

Cuando los investigadores encontraron a los menores, dijeron que encontraron trozos de panqueques en la boca del niño como si lo hubieran alimentando a la fuerza.

Todo tuvo que ser extraído antes de que los médicos colocaran una sonda de alimentación. Actualmente su condición ha mejorado mucho y pesa 26 libras (11,7 kilos), dijeron los investigadores.

Esa es la edad de rápido crecimiento y desarrollo de los niños y los padres deben asegurarse de proporcionarles los alimentos más nutritivos. En lugar de eso, los acusados solo “alimentaban” a sus hijos con unas bebidas nutritivas.

Cuando los investigadores le preguntaron por qué hizo esto, Catron dijo que estas bebidas era para “revivir” a sus hijos en lugar de llevarlos a los médicos.

Cuando examinaron la casa de la pareja, dijeron que olía a orina, mientras que las cunas de los niños estaban manchadas de sangre, orina y heces.

También dijeron que parecía que una de las dos cunas había sido masticada. Encontraron una bandeja de televisión con comida cerca del sofá en la sala de estar que tenía varias cosas.

Había productos para el desayuno como cereales, panqueques y leche. También encontraron algunas cajas de pollo y cajas de donas en el dormitorio de la pareja.

Catron y Frink dijeron a los investigadores que no creían en llevar a sus hijos al médico después de un incidente en el hospital que tuvo lugar en 2018.

Según los investigadores, los vecinos vieron a Catron fumando fuera de su casa y no vieron a los niños jugando.

La madre de Frink también había intentado ver a sus nietos unos 8 meses antes de que la pareja fuera arrestada, pero no se lo permitieron.

Ambos padres están en la cárcel con una fianza de 200.000 dólares.

Le puede interesar:

“Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Categorías: Últimas noticias