Redacción BLes – Una niña de seis años acabó en el hospital a principios de agosto con una grave infección a consecuencia del mordisco de su gato en East Yorkshire, Reino Unido. 

Alice estaba jugando con su gato con una pelota cuando este le mordió accidentalmente, dejando cinco heridas punzantes en el brazo de la pequeña.

Su madre, Chantelle, inmediatamente limpió la herida con agua y le aplicó un antiséptico, pero Alice decía que le dolía mucho el brazo. 

[Pasó 35 años en prisión por un homicidio que no cometió y recibirá USD 3 millones como resarcimiento]

“Alice estaba gritando de agonía y no dejaba que nadie le tocara el brazo por eso supimos que estaba infectada, eso y algunas de las heridas punzantes estaban supurando pus”, explicó Chantelle a The Sun.

Al día siguiente, su madre decidió llevarla al médico de urgencia a pesar de que la herida no estaba inflamada. 

[El momento en que un joven golpeó y ahorcó a su novia por haber olvidado un regalo en un bar]

Pronto descubrieron que las cinco heridas estaban infectadas con una bacteria llamada Pasteurella que se encuentra en la saliva de casi todos los gatos. 

La pequeña tuvo que ser sometida a una cirugía menor para poder retirar el tejido infectado de las cinco heridas y tuvo que quedarse ingresada en el hospital durante tres días. 

Afortunadamente, la niña respondió favorablemente y pudo ser dada de alta y continuar el tratamiento con antibióticos en casa. 

La familia explicó a The Sun que una vez en casa el comportamiento de Tigre, que así se llama el gatito, con Alice fue enternecedor. 

“Cuando Alice llegó a casa del hospital, Tigre se acercaba a ella con la cabeza gacha como si supiera que ella no había estado en casa por su culpa”, cuenta la madre. 

La pequeña estuvo algunos días muy reticente a acercarse a su antes adorada mascota, y esto, cuenta la familia, fue muy duro para el gatito.

“Creo que fue un shock para él porque ella no estaba jugando con él y no quería sentarse a su lado”, explican.

Sin embargo, pronto volvieron a ser mejores amigos y ahora ya son nuevamente inseparables. 

No obstante, la madre de Alice, Chantelle hace un llamamiento a todas las personas con mascotas para que acudan al médico de inmediato si se encuentran en una situación similar. 

¿Qué es la pasteurella?

Los organismos bacterianos de la especie Pasteurella viven en la boca de la mayoría de los gatos, así como en un número significativo de perros y otros animales, según explica Healthy Children.

Los síntomas de una infección normalmente comienzan después de un período de incubación muy corto, generalmente dentro de las 24 horas después de haber sido mordido o arañado por un animal infectado.

Se puede desarrollar hinchazón, enrojecimiento, calor y sensibilidad en la piel, a veces con secreción de pus. En algunos niños, los ganglios linfáticos en el área de la piel infectada pueden agrandarse y pueden producirse escalofríos y fiebre.

Con menos frecuencia, los niños pueden padecer neumonía, infecciones del tracto urinario, meningitis, infecciones de la sangre (septicemia) o infecciones oculares.

¿Qué hacer?

Si el niño es mordido por un animal, lo primero es lavar bien la herida con agua y jabón. 

Se recomienda llamar al pediatra si se nota que la piel se enrojece, se calienta o la zona se vuelve muy sensible. 

Prevención

No se debe permitir que las mascotas laman a bebés muy pequeños, enseñar a los niños a no acercarse ni tocar mascotas o animales salvajes desconocidos y nunca molestar a un animal que está comiendo.

Este artículo fue redactado meramente a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la visita a su médico, nutricionista o especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

Le puede interesar: “Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__