Una madre de seis hijos murió mientras esperaba ayuda en la fila de la Clínica Robert Mugabe en Windhoek, Namibia, África, el lunes por la mañana.

Según se informó, Roimi Nandjebo (36) esperó a recibir asistencia durante más de cuatro horas.

Su familia le dijo el martes al medio local The Namibian que se quejaba de dolor de espalda y que su pecho se sentía “apretado” alrededor de las seis de la mañana del lunes.

[Se conocen terribles detalles de la masacre de 5 personas en Colombia]

Su vecino de la zona residencial de Greenwell Matongo, Innocent Ekandjo, quien acompañó a Nandjebo a la clínica, dijo que la fallecida pidió ayuda a dos guardias de seguridad en tres ocasiones distintas, pero no recibió ninguna ayuda.

Los guardias de seguridad hacían entrar a los pacientes que estaban en la fila para ser atendidos por las enfermeras.

“Llegamos a la clínica a las nueve de la mañana. Ella se levantó para pedirle al guardia de seguridad que estaba dando entrada a los pacientes que por favor le pidiera a las enfermeras que la ayudaran, ella lo hizo a las 10, 11 y de nuevo a las 12 del mediodía. Ella les dijo que realmente no se sentía bien y que necesitaba ayuda desesperadamente, pero que nadie vino a ayudarla”, dijo.

“A las 13:00 horas, los miembros del personal de la clínica fueron a almorzar y, alrededor de las 13:30 horas, se cayó de la silla y se golpeó contra el suelo boca abajo. Ese fue su fin”, añadió.

[El cuerpo de un hombre tuvo que ser bajado de un puente después de que una “casta superior” negó el paso a la procesión]

Ekandjo dijo que las enfermeras se apresuraron a prestarle atención solo después de que ella se cayera, intentaron resucitarla, pero no pudieron.

“Llamé a las enfermeras cuando se cayó. Se apresuraron a tratar de levantarla de nuevo y le revisaron el pulso, pero ya era demasiado tarde”, declaró ella.

Ekandjo dijo que Nandjebo era la única persona en la fila que se había levantado para pedir ayuda inmediata, pero no fue suficiente para llamar la atención del personal.

“De los muchos pacientes que estaban allí, ella era la única que seguía pidiendo ayuda. ¿Por qué no pudieron simplemente ayudarla?

Tras el incidente, Ekandjo dijo que tenía problemas para dormir esa noche y que no podía quitarse el incidente de la cabeza.

“No pude dormir, siento como si hubiera muerto en mis brazos”, comentó.

La tía de Nandjebo, Nette Makili, dijo que se siente extremadamente desanimada.

“Sé que todos tenemos que morir algún día. Lo que más me duele es que ella murió justo enfrente de ellos (el personal de la clínica) sin recibir ninguna ayuda. No vieron la urgencia a pesar de que ella pidió ayuda tres veces”, expresó.

Makili dijo que Nandjebo, que estaba casada, había venido a Windhoek la semana pasada para visitar a su hermano menor de la aldea de Omundaungilo, en la región de Ohangwena.

Tuvo seis hijos y todavía estaba amamantando a su hijo menor, de un año y cinco meses de edad.

Makili instó a los miembros de la profesión de la salud a que cumplieran la promesa que hicieron cuando decidieron comprometerse con su profesión.

“Si decides trabajar en una clínica, asegúrate de que estés comprometido con tu trabajo. El personal médico no puede hacer su trabajo a medias”, dijo.

Un informe de la autopsia, visto por The Namibian, reveló que la causa inmediata de la muerte de Nandjebo fue un absceso intracraneal debido a un absceso en el párpado.

El absceso intracraneal, también conocido como absceso cerebral, es una infección localizada en el cerebro la cual forma una colección de material infeccioso en una parte específica del cerebro. Esta infección suele ser causada por una infección bacteriana en otra parte del cuerpo que migra al cerebro.

Un alto funcionario de la clínica que se negó a dar su nombre a The Namibian, confirmó el incidente, pero remitió al reportero a la oficina central del ministerio.

El director ejecutivo de Salud, Ben Nangombe, confirmó ayer la muerte, pero dijo que está esperando un informe de la oficina regional de salud.

“Si un paciente en apuros viene a una clínica, hay que darle prioridad. Los profesionales de la salud están capacitados para identificar a los pacientes que necesitan atención urgente”, expresó Nangombe.

Dijo que solo podría proporcionar más información una vez que se le hubiera informado plenamente sobre el incidente.

Un miembro del personal de la clínica dijo ayer a The Namibian que la clínica había iniciado un programa de integración en el que todos los pacientes hacían fila en una sola línea, excepto en casos de emergencia.

El miembro del personal dijo además que este nuevo programa es un inconveniente, ya que algunos pacientes no reciben asistencia al final del día.

Esta no es la primera vez que The Namibian ha informado sobre la muerte de un paciente mientras esperaba en la fila de la Clínica Robert Mugabe.

En 2015, un bebé murió en brazos de su madre mientras que la madre supuestamente esperó cerca de dos horas en una fila para recibir asistencia. El bebé ya había muerto cuando el personal de la clínica trató de ayudarla.

Le puede interesar:

“Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Categorías: Últimas noticias