Una mujer que pasó 35 años en prisión por un asesinato que no cometió antes de ser exonerada por pruebas de ADN en una colilla de cigarrillo en la escena del crimen, recibirá 3 millones de dólares en un acuerdo parcial de una demanda federal de derechos civiles, dijo su abogado el miércoles según información recogida por ABC News.

Cathy Woods, de 68 años, continuará buscando cobrar resarcimientos adicionales de la ciudad de Reno, EE.UU., y de ex detectives a los que acusa de coaccionarle una confesión fabricada mientras era paciente de un hospital psiquiátrico de Luisiana en 1979, según su abogada, Elizabeth Wang.

Woods fue puesta en libertad en 2015 cuando nuevas pruebas relacionaron el asesinato de un estudiante universitario de Reno en 1976 con un preso de Oregón, Rodney Halbower, quien desde entonces ha sido condenado por dos asesinatos en el área de la bahía de San Francisco que ocurrieron durante el mismo período.

[El momento en que un joven golpeó y ahorcó a su novia por haber olvidado un regalo en un bar]

Woods, que ahora vive con parientes cerca de la ciudad de Anacortes, Washington, fue la mujer encarcelada injustamente por más tiempo en la historia de Estados Unidos, según el Registro Nacional de Exoneraciones.

“Aunque ninguna cantidad de dinero compensará a la Sra. Woods por lo que sufrió, al menos de alguna manera esto servirá para cuidarla”, dijo Wang.

Woods tenía problemas mentales y nunca debió haber sido interrogada por los detectives que investigaban el asesinato en 1976 de Michelle Mitchell, de 19 años, explicó Wang.

La Comisión del Condado de Washoe votó 4-0 el martes para pagar 3 millones de dólares para resolver una parte de la demanda federal que tiene al ex fiscal de distrito del condado Cal Dunlap como acusado. Wang dijo que le pedirá a un juez federal que lo retire como acusado después de que se asiente el acuerdo.

[Maestro de artes marciales propina varios golpes a su esposa porque movió el televisor de su alcoba ]

Una demanda separada contra el estado a principios de este mes también seguirá su curso, dijo Wang, bajo una nueva ley de Nevada que entró en vigor este año y que permite a los condenados injustamente buscar hasta 3,5 millones de dólares en daños civiles. La demanda federal busca daños monetarios no especificados.

La condena inicial de Woods en 1980 fue revocada por la Corte Suprema de Nevada. Fue condenada de nuevo en 1984, y el Tribunal Supremo la confirmó en 1988.

Un juez la anuló en 2014 después de que la tecnología de ADN, que no estaba disponible anteriormente, vinculó la evidencia con Halbower. Los detectives de Reno y el norte de California lo identificaron posteriormente como el “Asesino de Gypsy Hills”, llamado así por un área de la ciudad de Pacifica, en el área de la bahía de San Francisco, donde se encontró un cadáver.

Las autoridades creen que Halbower violó y asesinó a seis mujeres y niñas, incluyendo a Mitchell en Reno en 1976. Pero solo fue acusado de dos asesinatos y el año pasado fue sentenciado a cadena perpetua por los asesinatos de Paula Baxter, de 17 años, y Verónica Cascio, de 18 años.

El condado afirmó en una declaración que sostienen que no hubo irregularidades por parte de ningún empleado del condado, pero que el acuerdo pone fin a un costoso litigio.

“La condena y posterior encarcelamiento de Woods por asesinato es una situación trágica que el Condado de Washoe espera que nunca se repita”, dice el comunicado. “Aunque el dinero rara vez puede compensar a un individuo por la pérdida de libertad, el Condado de Washoe espera sinceramente que este acuerdo monetario signifique una mejora en la vida de Woods”.

La demanda federal que Woods presentó en 2016 dice que ella era una mujer con poca educación y con una enfermedad mental grave que fue “intencionalmente incriminada” por las autoridades.

Era camarera en Reno cuando mataron a Mitchell. Más tarde se mudó a Luisiana, y su madre la internó en el hospital psiquiátrico donde Woods le contó a un consejero que “una niña llamada Michelle había sido asesinada en Reno”.

La defensora pública del Condado de Washoe, Maizie Pusich, dijo a The Associated Press en 2014 que Woods no recordaba haber confesado mientras estaba en el hospital.

“Me dijeron que fue el resultado del deseo de obtener una habitación privada”, dijo Pusich. “Le decían que no era lo suficientemente peligrosa para calificar, y después de eso comenzó a decir que había matado a una mujer en Reno”.

Le puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias