Kashala Francis tenía 13 años y estudiaba en la Escuela Intermedia Attucks en Houston, Texas.

Cuando en abril se dirigía a su casa, tres adolescentes la abordaron en la calle e iniciaron los golpes que fueron de menos a más, hasta tumbarla al suelo.

Todo quedó consignado en un video que inevitablemente fue visto por su madre. Mamie Jackson habló con la filial de la cadena ABC KTRK-TV en Houston. Su dolor es proporcional a la impotencia, al ver como su hija era brutalmente agredida.

En la grabación se observa a la niña en el suelo recibiendo patadas, en particular de una de sus agresoras. “Puedo ver a estas chicas dándole patadas en la cabeza mientras otros niños se ríen de ella”, dijo en medio de su calvario.

La paliza fue tal, que pocas horas después de llegar a su vivienda, con moretones en el rostro, la joven ingresó al hospital en estado de coma. Entonces, su progenitora recibió un diagnostico sorpresivo, incluso más allá de los golpes recibidos por la niña.

Tenía un tumor cerebral. Éste fue descubierto al momento de los análisis en busca de una explicación de su estado. Una de las patadas, según una apreciación médica preliminar, presume que eso la llevó a la muerte.

Otra muerte por bullying y sin detenciones

La policía de Houston no está para diagnósticos preliminares. Uno de sus portavoces aseguró a medios estadounidenses, que aún no está clara la causa de muerte. Prefieren esperar la autopsia de la menor de edad para saber si las lesiones por la pelea causaron la muerte de Kashala, o si ella murió como resultado del tumor.

Aún así, el oficial Victor Senties dijo que el incidente está siendo investigado como homicidio, en espera de los detalles oficiales de los forenses pero reconoció que no se han realizado arrestos. A la vez, se negó a revelar más detalles de la investigación.

Entre tanto, funcionarios del Distrito Escolar Independiente de Houston emitieron un comunicado informando que están al tanto de lo que calificaron como un “altercado fuera del campus” y que cooperan con el Departamento de Policía de Houston en su investigación.

Lo anterior despeja las dudas en torno a los agresores. Aunque no se han revelado sus nombres, se sabe que pertenecen a la misma escuela a la que asistía la víctima.

La muerte de Kashala en medio de otro episodio de bullying no es el único incidente de las últimas semanas. En Walterboro, Carolina del Sur, Raniya Wright, de 10 años de edad, murió el 27 de marzo pasado después de una pelea con un compañero de clase.

El viernes, las autoridades en Carolina del Sur se negaron a presentar cargos porque un patólogo forense determinó que Raniya tenía un defecto de nacimiento raro, una malformación arteriovenosa, que causó su muerte.

En tanto, la madre de Kashala espera por justicia, considera que los registros de los verdugos de su hija, no necesitan una explicación científica de su muerte.

Fuente: BioBioChile.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

Ad will display in 09 seconds