Para Charlie Whitmer el 4 de junio del 2018, no fue un día más en su vida, su esposa, dio a luz a 3 bebés. Pero 4 días después su mujer Kathryn, de 31 años falleció debido a complicaciones causadas por un derrame cerebral que había sufrido una semana antes del parto.

El primer día de Charlie como padre de sus pequeños prematuros no fue el mejor, lo pasó en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) y fue el día posterior a la trágica muerte de su esposa, de acuerdo a lo publicado por Chicago Tribune.

La historia de esta pareja tuvo inicio cuando se conocieron en un bar en enero de 2013, se enamoraron y planearon su boda para agosto de 2016.

Charlie pronto empezó a notar que los síntomas de la anemia aplásica reaparecían y tuvo que cancelar su luna de miel en Grecia para buscar tratamiento. La afección se desarrolla cuando el cuerpo deja de producir suficientes células sanguíneas nuevas.

Como resultado de los medicamentos que estaba tomando, la pareja tuvo que someterse a tratamientos de fertilidad para concebir.

Charlie recuerda que su mujer lo llamó y le dijo: “Estamos embarazados”, el día posterior a la Navidad del 2017. Estaban sorprendidos al enterarse que no iban a tener uno, sino tres bebés.

Por desgracia, su felicidad resultó ser breve ya que las cosas tomaron un giro drástico cuando Kathryn terminó en el hospital con un severo dolor de cabeza después de completar 27 semanas y 6 días de su embarazo.

“Estaba en la sala de espera y alguien salió y dijo: ‘Su esposa tiene una gran hemorragia en el cerebro’”, contó Charlie. “En ese momento, no sabía nada sobre lo que significaba una hemorragia cerebral. No sabía lo que era un derrame cerebral”.

Los médicos realizaron los procedimientos necesarios y las cosas parecían ir bien. Hasta unos días después, cuando Kathryn rompió fuente y los médicos tuvieron que realizar una cesárea.

Luego de nacer sus bebés fueron llevados a la UCIN, Charlie estaba muy nervioso por saber que todos los miembros de su familia, incluyendo a sus tres bebés recién nacidos, Bobby, J.P. y Arden, estaban siendo atendidos en cuidados intensivos.

“Estaba en esa sala de espera otra vez y pensé, ¿qué demonios está pasando? Toda mi familia está en la UCI”, dijo. “Los cuatro podrían morir”. Llorando con su hermano a su lado, Charlie decidió, “pase lo que pase, si Kathryn está viva, puedo hacerlo”.

La nueva mamá se despertó cuando el efecto de la anestesia desapareció, pero comenzó a tener dolores de cabeza de nuevo. Tan solo 2 días después de dar a luz, los doctores realizaron otra cirugía, pero ella nunca volvió a abrir los ojos y estaba cerca de ser declarada con muerte cerebral.

A pesar de ello, sus hijos fueron colocados sobre su pecho. Los médicos se sorprendieron al encontrar lágrimas rodando por la cara de la madre inconsciente. “No puedo explicarlo médicamente”, explicó la Dra. Kim, neuróloga de Kathryn.

La doctora aclaró que estar inconsciente y “cerca de la muerte cerebral… no significa que no sienta” la presencia de sus bebés.

Después de complicaciones por un derrame cerebral hemorrágico, Kathryn falleció el 8 de junio de 2018. 

Desde ese momento, Charlie ha dejado su trabajo para ocuparse por completo de ser el padre de sus trillizos. No es la vida que había planeado, “pero mis sueños cambiaron cuando Kathryn murió”. Algún día volverá a trabajar, pero por ahora, se trata de ser padre. 

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: El anciano que usó 9 pares de zapatos para caminar 2.000 km y transmitir un importante mensaje

videoinfo__video2.bles.com||29a92229b__

Categorías: Últimas noticias