La gata de apenas dos meses falleció este martes a las 20:00 horas locales, tres días después de realizarle la cirugía para reconstruirle la boca tras sufrir la explosión de un petardo dentro de ella durante la verbena de San Juan en Lleida, España.

Dulcinea, nombre de la gata, fue encontrada el 22 de junio por un joven que no dudó en llevarle al veterinario. Tras recibir antibióticos y curas “de primera necesidad”, decidió acudir al veterinario de la protectora para que le realizaran la cirugía en su boca.

Esa misma tarde fue intervenida, pero su estado era frágil. Según el veterinario tenía “sus ojos totalmente cerrados por la infección” y solo se podría alimentar de suero. “Solo nos queda esperar y ver cómo evoluciona”, aseguraban. Tras tres días en observación, falleció debido a su delicado estado de salud.

Lo ocurrido fue denunciado a través del perfil de Facebook de la protectora de Lleida. “Lo triste y lo que nos genera auténtica impotencia es que los animales no tengan una ley que les proteja de verdad, y que cualquier engendro pueda hacerles daño y abusar de ellos de forma casi impune.”, sentencian.

“Es triste, lamentable y muy difícil de asimilar que entre nosotros existan humanos capaces de hacer algo así simplemente para divertirse, pero no encontramos ninguna otra explicación”, afirma la protectora, y lamenta el uso inadecuado de los petardos que generan víctimas inocentes.

A través de 20 Minutos.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Categorías: Últimas noticias

Video Destacados