Los argumentos parecen tan incongruentes, como el hecho mismo de traer hijos al mundo para hacerles daño.

Eso ocurrió ayer por la tarde en Bloomington, Indiana, EE. UU. cuando el Departamento de Emergencias del Hospital IU Health Bloomington llamó a la policía para reportar la llegada de un bebé de 8 semanas en deplorable estado de salud.

Cuando los agentes llegaron al centro de salud, el niño había muerto. Tenía lesiones en el rostro que hicieron sospechar a los médicos de un posible abuso infantil con consecuencias fatales, según relata la cadena FOX59.

[18 años de prisión para el excampeón de boxeo argentino que abusó de su hija]

La madre del menor estaba trabajando. El niño quedó al cuidado de su padre, identificado como Dakota King, de 19 años. La mujer dijo que encontró al niño boca abajo en su cuna y que no respiraba, por lo que le trasladaron al hospital.

La policía indagaba sobre los hechos pero las inconsistencias en la declaración de los miembros de la familia alertaron aún más a las autoridades.

King reveló entonces que, en un momento de furia, presionó la cabeza del infante con toda su fuerza contra la almohada, hasta que la criatura dejó de llorar.

Consta en la declaración del joven padre, la forma en que acabó con la vida de su hijo: “Se había enojado más temprano en el día cuando el niño escupió leche en su ropa”. Ya habían pasado varias horas de la agresión cuando el menor fue llevado a emergencias.

[Encarcelan y torturan por quinta vez a una mujer por su fe]

Los oficiales acudieron al domicilio de los King en West Kirkwood Avenue. Lo que encontraron les confirmaría la forma en la que fue asesinado el lactante, ya que la pequeña cuna tenía una mancha rojiza. Más tarde se supo que era sangre. La presión que ejerció King contra la cara del niño en la cuna, había dejado evidencia.

Dakota King ya guarda prisión en la cárcel de Monroe y se espera que en las próximas horas lleguen los resultados de la autopsia al cuerpo del niño. La confesión por hoy es suficiente para poner al padre tras las rejas.

El caso recuerda a otro ocurrido recientemente en territorio chileno.

En Lanco, David Urrea, de 23 años, golpeó a su pequeño hijo, de tan solo un año de vida, en diversas partes del cuerpo, provocándole la muerte debido a las lesiones. Los hechos ocurrieron el pasado domingo 28 de julio.

Fue el abuelo del menor quien dio parte a las autoridades, por lo que pudieron apresar pronto al agresor.

A través de Bío Bío Chile

Le puede interesar: “Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Categorías: Últimas noticias