Una mujer que había dado a luz hace dos meses hizo una última llamada al padre de sus hijos después de que le dispararan en la cabeza durante la masacre de Dayton. 

Lois Oglesby, apodad Lola, estaba entre las nueve víctimas que murieron cuando el pistolero Connor Betts abrió fuego el domingo a la 1 de la madrugada. 

Daryl Lee, su pareja de 27 años de edad, publicó en Facebook que ella le hizo una videollamada momentos después de recibir un balazo en la cabeza.

[Dos enamorados mueren al apoyarse en un puente y caer al vacío]

“Me dijo: “Nene, me acaban de disparar en la cabeza, necesito llegar a mis hijos”, recordó el hombre. 

“Ella quería decirme que me amaba y que cuidara de los niños”. 

Oglesby tenía una hija recién nacida, Reign, y una niña de seis años, Hannah. 

La mujer asistía a la escuela de enfermería y quería una carrera que le permitiera aprovechar al máximo su amor por los niños, dijo su prima Derasha Merrett.

[Una modelo casi pierde una pierna al usar unas sandalias de segunda mano]

Merrett le dijo al Dayton Daily News que estaba despierta alimentando a su propio recién nacido cuando un amigo la llamó a las 3 de la mañana del domingo para decirle, en medio de sollozos, que Oglesby había muerto en el tiroteo de Dayton.

Las hijas de Oglesby.

“Era una madre maravillosa, una persona maravillosa”, dijo Merrett.

“He llorado tanto que ya no puedo llorar más”.

Merrett dijo que ella y su prima crecieron en la misma iglesia y que Oglesby trabajaba en la guardería de sus hijos.

“Todos crecimos en este pequeño pueblo”, dijo Merrett. “Todos somos familia”.

La Asociación de Acción Comunitaria del Valle de Miami, que es donde trabaja la madre de la víctima, ha organizado una recaudación de fondos en Facebook para ayudar a cubrir los gastos funerarios.

Te puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias