Claris Figueroa, de 46 años, y su hija, Desiree Figueroa, de 24 años, han sido juzgadas este jueves por el asesinato del bebé que extrajeron del vientre de Marlen Ochoa-Uriostegui, una joven de 19 años, a la que estrangularon previamente, según informa la Policía de Chicago, EE. UU.

Según avanza CNN, las procesadas enfrentan cargos de asesinato de primer grado, secuestro agravado, desmembración de cuerpo humano y agresión agravada sobre el bebé, de los que se declararon inocentes.

El novio de Clarisa Figueora, Piter Bobak, fue previamente acusado de ocultar el asesinato de Marlen, así como de limpiar la escena del crimen.

Marlen Ochoa-Uriostegui, en su cartel de desaparecida
Marlen Ochoa-Uriostegui, en su cartel de desaparecida

El bebé de la joven asesinada fue trasladado al hospital por una de las presuntas autoras del crimen. Allí, ingresó al pequeño como su hijo, en estado de coma, donde falleció el 14 de junio después de varias semanas de soporte vital.

Las autoridades sostienen que la intención de Clarisa era criar al hijo de Marlene como propio, después de perder al suyo el año pasado.

Según el diario Chicago Sun-Times, la joven, Marlen Ochoa, había conocido a la mujer que le quitó el bebé y la mató en un grupo de Facebook. Supuestamente, fue a su casa porque le ofreció ropa de bebé para su futuro hijo.

A través de 20 Minutos.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Categorías: Últimas noticias