Jackie Faircloth era una estudiante de secundaria de 18 años cuando su vida cambió para siempre cuando se dirigía a visitar a su hermano en la Universidad Estatal de Florida en Tallahassee, EE.UU.

Al cruzar una calle cerca del campus, un conductor la atropello y huyó. Apenas sobrevivió al golpe y quedó con una lesión cerebral traumática, según informa Fox 13.

La semana pasada, un jurado se puso del lado de la familia de Jackie en una demanda civil que duró casi cinco años.

[El momento en que un joven golpeó y ahorcó a su novia por haber olvidado un regalo en un bar]

Ahora la madre de la joven, Kathy, le mostró a Kelly Ring, de FOX 13, cómo ha sido la vida desde aquella fatídica noche.

Jackie no puede hablar ni caminar. Tiene tubos de alimentación y respiración. Recibe terapia diaria y atención las 24 horas del día. No es la vida que la familia Faircloth imaginó para su vivaz, enérgica y hermosa hija.

El conductor que la atropelló y se dio a la fuga fue finalmente sentenciado a dos años y medio de prisión y ahora está en libertad condicional.

Un jurado le concedió a la familia 30 millones de dólares en el caso civil contra dos bares de Tallahassee: Pot Bellies, que atendió al conductor menor de edad esa noche, y Cantania 101, que atendió a Jackie, de 18 años.

Kathy Faircloth dice que el dinero se usará para pagar el cuidado y tratamiento de Jackie.

Le puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias