Redacción Bles – Un sargento británico del Servicio Aéreo Especial (SAS, por sus siglas en inglés), que cubría un operativo en Kabul, Afganistán, le disparó a un terrorista con extrema precisión y salvó a niños de morir en una sangrienta masacre, según informó Daily Star en el 2015, el año en que tuvo lugar el suceso que se convirtió además en un récord mundial debido a la distancia del disparo.

El equipo del Ejército Nacional Afgano dio aviso a la unidad británica sobre el posible atentado, lo que causó que se realizara un fuerte operativo para seguir al agresor antes de que provocara algún tipo de daño.

El sargento, que tenía la orden de abatir al terrorista, logró divisarlo a 2,4 kilómetros de distancia mientras se resguardaba dentro de un camión bomba cargado de explosivos y con la intención de acabar con la vida de decenas de personas.

[“¿Puedo matar al bebé ahora?”: El perturbador mensaje que recibió una mujer de su ex esposo cuando cuidaba de su hijo]

Con el objetivo de preservar la vida de cualquier inocente, los soldados esperaron a que el vehículo se alejara del área poblada hasta la carretera. Una vez quedó apartado de las personas, el sargento le disparó primero al motor del camión, provocando al terrorista y haciéndolo bajar del vehículo.

Luego, el terrorista recibió un disparo que le dio directo en el pecho y luego un tercero en la cabeza.

[Adolescente de 12 años violó a una hermana de 6 varias veces mientras ‘recreaba’ la escena sexual de un videojuego violento]

Según el Daily Star se trató de una de las longitudes de disparo más largas registradas, volviéndose un nuevo récord mundial.

Le puede interesar: “Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__