Redacción Bles – Una familia de Newport, Shropshire, Inglaterra, casi murió envenenada luego de exponerse a toxinas potencialmente mortales mientras limpiaban la pecera de su casa, según informó Mirror.

Todo ocurrió el pasado 6 de agosto cuando Katie Stevenson limpiaba su pecera, junto a su esposo Mark y sus dos hijos. Inesperadamente, unos de los corales se sintió en peligro y liberó una serie de toxinas en el aire que fueron inhaladas por la familia.

La familia comenzó a sentir una tos seca, que rápidamente se agravó a un dolor intenso de garganta. Una hora más tarde, el cuadro se complicó con la presencia de escalofríos y fiebre, que marcaba los 42ºC de temperatura.

[Una madre desesperada advierte sobre el peligro de dar uvas enteras a los niños]

Tras una desesperada lucha por intentar respirar, la familia llamó al servicio de emergencias y fueron trasladados a un hospital cercano con máscaras de oxígeno. La policía y los bomberos tuvieron que acordonar su casa para no exponer a otras personas de terminar envenenadas.

Afortunadamente, tres de las hijas de Katie fueron dadas de alta al día siguiente, mientras que el resto de los integrantes permanecieron bajo observación por al menos una semana.

[La verdad tras los ‘últimos momentos’ de los militares que murieron al caer de un helicóptero]

Katie, de 34 años, contó al sitio que sus hijos “podrían haber muerto“, debido a que el veneno que inhalaron es uno de los más mortales para el ser humano. También dijo que el suceso fue tan traumático para ella que no ha “dormido bien desde entonces“, ya que todo tipo de cosas pasaron por su cabeza desde ese momento.

Los médicos le dijeron a Katie que si hubiera decidido irse a dormir para intentar recomponerse, seguramente hubiera amanecido muerta.

Le puede interesar: “Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__