Redacción BLes – Un expolicía fue sentenciado a 22 años de prisión por cometer crímenes aberrantes contra sus hijastras.

Marcelo Adrián Benítez, natural de la localidad de San José, al suroeste de Uruguay, además de violar reiteradamente entre 2005 y 2012 a las dos menores, también las filmaba y las obligaba a ver películas pornográficas, de acuerdo a fuentes citadas por La República.

Lucio Salisky, el letrado demandante, explicó en el programa el Despertador que «a partir de los 7 años de edad y durante buena parte de su adolescencia sufrieron abuso sexual aberrante, con la particularidad de que hubo una naturalización en el ámbito de la familia. Ese fue el camino que tuvieron que desandar».

«Los hechos abusivos se pudieron llevar a cabo a partir de cierta planificación que tuvo que haber hecho el condenado para que sus víctimas creyeran que esto era normal, que era natural», dijo remarcando que no fue condenado solo por «abuso sexual», sino también por «corrupción de menores».

«Me interesa el bienestar de las víctimas, que estén conformes y por lo que he hablado con ellas, me lo han manifestado de este modo. De todas maneras, no hay pena que pueda reparar el daño causado», añadió durante la entrevista televisada.

«Tengo varios años de profesión y nunca vi un caso tan aberrante como este», comparó. «De todas maneras, no hay pena que pueda reparar el daño causado. Esta persona tendrá un pena temporal, mientras que las víctimas van a cargar con esto de por vida», concluyó Salisky.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__