Durante los próximos dos meses, una pareja del este de Texas, Estados Unidos, se reserva el derecho de cuidar de su hijo adulto, informó KLTV.

Jonathan Michel fue hospitalizado en junio con una hemorragia cerebral casi mortal y quedó parcialmente paralizado y dependiente del soporte vital.

“Era un domingo en África. Sucedió un sábado y el domingo recibí la llamada para volver a casa”, dijo Karen Michel, la madre de Jonathan. “Sabía que era grave. Sabía que probablemente no llegaría a casa a tiempo”.

[Planeó asesinar a la maestra de su hijo porque sentía celos de ella]

Sus padres dicen que todo comenzó como una broma entre amigos. Alguien jaló la pata de la silla de Jonathan una noche de junio, se golpeó la cabeza al caer.

Durante semanas, sus padres lucharon para evitar que la esposa, separada de Jonathan lo retirara del soporte vital.

“Recibí un mensaje de texto de mi hermana que decía que su esposa separada estaba en el hospital e intentaba desconectarlo”, dice Karen. “Estaba completamente conmocionada, asombrada”.

Según ambas partes, han pasado tres años desde que Jonathan y su esposa Jackie Dalton se separaron, pero nunca se divorciaron. Dalton nos dice que aunque ya no están juntos, ella todavía cree que conoce mejor a Jonathan y solo está “tratando de cumplir sus deseos”.

[Un estudiante intentó apuñalar a su profesor en el patio del colegio]

La abogada de derecho de familia Alicia Barkley dice que en estas situaciones la persona responsable de tomar decisiones médicas puede variar si una persona no tiene un poder legal médico registrado. En este caso, Jonathan no lo tiene, lo que provocó un debate entre sus seres queridos.

“Creo que la presunción es que el cónyuge tomará esas decisiones”, dice Barkley. “Pero creo que siempre hay circunstancias que pueden anular eso”.

Wren Michel, el padre de Jonathan, describió el momento en que el debate comenzó a calentarse.

“No sé qué se suponía que debía hacer. ¿Solo quedarme allí parado y decir ‘está bien, puedes desconectarlo?'”, cuestionó Wren. “Me paré frente a la puerta y dije ‘si quieres desconectarlo, también tendrás que pasar por sobre mí'”.

El problema pasó a la junta de ética de UT Health East Texas, y la junta decidió que mientras Jonathan progresara, su atención continuaría.

Desde la decisión de la junta, la recuperación de Jonathan ha sido lenta. Recientemente fue retirado del soporte vital, pero aún depende de máquinas para ayudarlo a respirar. Aun así, es una recuperación que casi nunca sucedió.

“Creo que una persona tiene derecho a la vida”, dice Wren. “No creo que una persona que este respirando deba desconectarse”.

La esposa de Jonathan sostuvo que vivir en su condición no es lo que él querría. Es un debate de ida y vuelta que Barkley dice que podría haberse evitado.

“Lo mejor que puedes hacer es tener esos documentos en su lugar”, dice Barkley. “Lo más importante es probablemente tu voluntad o deseo”.

Barkley dice, además, es obligatorio tener un poder notarial médico y una directiva para los médicos.

“Tener esos documentos en su lugar ayudará a su familia a no tener que tomar esas decisiones difíciles”, dice Barkley.

El caso de Jonathan vuelve a presentarse ante un juez en unos dos meses.

Si no está lo suficientemente bien para entonces con el fin de que tome sus propias decisiones legales, el juez decidirá la custodia nuevamente.

Karen y Wren Michel dicen que esperan que su historia inspire un cambio cuando se trata del poder notarial de un paciente.

Le puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias