Redacción BLes – Nuevos detalles del caso de la estudiante británica que saltó de una avioneta en pleno vuelo sobre la isla africana de Madagascar, han revelado que la joven estuvo dos minutos colgando antes de precipitarse al vacío.

Alana Cutland, estudiante de segundo curso de Ciencias Naturales Biológicas de la Universidad de Cambridge abrió la puerta de la avioneta Cessna 182 de cuatro plazas donde viajaba apenas cinco minutos después del despegue con la intención de tirarse, reveló el Daily Mail. 

La joven empujó el asiento del copiloto hacia delante y abrió la puerta de la avioneta.
La joven empujó el asiento del copiloto hacia delante y abrió la puerta de la avioneta.

La joven de 19 años estaba en viaje de estudios y sus padres la habían convencido para que regresara a casa. Según la policía, la estudiante sufría de paranoia debido a una relación complicada con sus padres. 

[ Mató a su esposa, guardó su cuerpo en un congelador y se suicidó]

Una vez abrió la puerta del avión, tanto el piloto, Mahefa Tahina Rantoanina, de 33 años como una pasajera de 51, Ruth Jhonson, trataron de evitar la caída de la muchacha y lograron sujetarla durante dos angustiosos minutos. 

El piloto, durante este tiempo, tuvo que pilotar la nave con una sola mano, mientras con la otra sujetaba a la joven. 

[Asesinó a sus hijas porque ‘interferían con su vida sexual’ y fue sentenciada a cadena perpetua]

La Sra. Johnson, que había estado trabajando con Alana en un proyecto de conservación en la remota reserva natural de Anjajavy en el norte de Madagascar, agarró desesperadamente a la joven por la pierna mientras que la aeronave se desplazaba dando tumbos a más de 1.100 metros de altitud. 

Finalmente, Alana cayó a más de 200 kilómetros por hora sobre una zona de lagos, ciénagas y bosques poblada de animales salvajes carnívoros. 

Alana se precipitó al vacío a 1.100 metros de altitud y a 200 kilómetros por hora en una zona de lagos, pantanos y bosques.
Alana se precipitó al vacío a 1.100 metros de altitud y a 200 kilómetros por hora en una zona de lagos, pantanos y bosques.

Los expertos temen que no se logre encontrar nunca su cuerpo. 

Gervais Damasy, director de la oficina de investigación de accidentes aéreos de Madagascar declaró, según el Daily Mail, que la Sra. Johnson “fue muy valiente. Ella hizo todo lo posible por ella y el piloto hizo lo mismo”.

“En esta situación, el avión podría haberse estrellado”, agregó Damasy.

Le puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__