Un extraño hecho ocurrió en horas del mediodía del jueves, cuando un hombre se presentó en el hospital “San Miguel” de Yuto, provincia de Jujuy, Argentina, con un niño que se habría broncoaspirado.

Fuentes policiales afirmaron que alrededor de las 12.30 (hora local) se hizo presente en el nosocomio local Miguel Angel López, llevando en brazos a un niño de 3 años de apellido Herrera, quien ingresó a la guardia donde fue atendido por un médico de apellido Murillo.

En un principio el menor habría sido estabilizado falleciendo una hora después como consecuencia de sufrir un paro cardiorrespiratorio.

[Jackie Faircloth, la joven que lucha por recuperarse después de que un conductor la atropelló y huyó]

En momentos en que el médico se disponía a realizar el correspondiente certificado de defunción, el hombre, al parecer preso de una profunda angustia, tomó el cadáver de su hijo ausentándose del hospital.

Frente a esta situación el personal directivo del centro asistencial procedió a denunciar el hecho ante la Comisaría Seccional 22º, donde le hicieron saber de esta situación al fiscal actuante en la causa Juan José Calderari.

En ese interín se hizo presente en el lugar una mujer diciendo que se trataba de la hermana del menor de 3 años.

Sobre los hechos

Supuestamente, y según el relato de la hermana, cuando el padre ingresó a su domicilio con el cuerpo del niño, este presentaba dificultades para respirar y arrojaba espuma por la boca, por lo que luego de tratar de reanimarlo lo llevaron nuevamente de urgencia al hospital.

El mismo médico que lo atendió en un primer momento corroboró que el menor no presentaba signos vitales, dándolo definitivamente por fallecido.

La familia del niño culpó de lo sucedido al médico de guardia y amenazó con iniciar acciones legales en su contra. El hombre se llevó entonces nuevamente a su domicilio el cuerpo sin vida de su hijo.

[Una adolescente que atropelló y mató a 3 peatones, incluido un bebé de 3 meses, no cumplirá tiempo tras las rejas]

El médico de guardia avisó de lo sucedido a la policía, quien dio intervención al ayudante fiscal de turno Juan José Calderari, quien junto a la fiscal Silvia Farrall determinó realizar un examen cadavérico.

Frente a esta triste realidad el padre se encerró en su domicilio del barrio Guaraní, afirmando que no entregaría a su niño.

Atento a los informes médicos y como consecuencia de que el difunto sufriría de problemas respiratorios, la fiscalía dispuso que el niño sea velado y reciba en la tarde de ayer cristiana sepultura, continuando la causa de oficio.

Fuente: El Tribuno.

Le puede interesar: “Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias