Hoy ya tiene más de 18 años pero tuvo una infancia muy dura. Fue violada desde los ocho años por el novio de su mamá, quien también ayudo a que ocurrieran los abusos ya que había sido convencida de que su hija estaba endemoniada.

Sergio Eduardo Giménez, un hombre residente en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, convenció a Celia Beatriz Sosa, su novia, de que su pequeña hija estaba “poseída por un demonio” y lo más terrible fue que la madre aceptó que para ayudarla había que violarla sexualmente con frecuencia, de acuerdo a lo informado por Infobae.

El hombre “siempre estaba ebrio, y nunca me gustó. Dijo que tenía un demonio en mí y mi madre comenzó a creerlo. Todo comenzó cuando tenía ocho años y ella me despertó para decirme que haga cosas con él. No quería, por supuesto”, fue parte del dramático relato que la niña hizo a los 14 años, luego de ser sometida durante más de 5 largos y penosos años al “tratamiento”, casi todos los días.

“Antes de acostarme, él decía: ‘no te duermas, sabes lo que tienes que hacer’, y mi madre me separaba las piernas y me golpeaba con un cinturón. Tenía que hacer cosas. A veces me tenían toda la noche, y a veces usaba condones, a veces no”, añadió la jovencita.

En otro triste episodio, luego de seguir siendo abusada en Paraguay por el mismo individuo, tuvo un aborto.

El proceso legal se inició cuando la adolescente, que recién pasó los 18 años, le contó en el 2015 a una persona que contactó a una de sus parientes, a través de la cual se registró la denuncia ante las autoridades.

A su vez, las evaluaciones ginecológicas y psicológicas, confirmaron que estaba diciendo la verdad.

La madre fue condenada a prisión mientras el violador está prófugo.

videoinfo__video2.bles.com||afbf95d7c__

José Ignacio Hermosa – BLes

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Categorías: Últimas noticias