Karina Ramage es una escocesa de 25 años que vive en Londres y trabajaba como empleada en un supermercado de la cadena Waitrose. En sus ratos libres, tocaba en estaciones de tren y actuaba en pequeños bolos, porque su pasión es la música.

Lo que nunca pudo pensar es que la gran oportunidad de su vida le iba a llegar en plena jornada laboral, informa el Daily Mail.

Dio la casualidad que Dan Glatman, productor y mánager musical (responsable de la boyband Blue, que vendió 15 millones de discos), entró al supermercado, situado en West Hampstead. El empresario se fijó en que una de las empleadas entraba a trabajar con una guitarra. “Tengo dos preguntas: una, ¿dónde está la harina? y dos ¿por qué llevas esa guitarra?”, dijo Glatman.

Tras una breve charla, Glatman consiguió que Karina interpretara una de sus canciones en el pasillo de las galletas. El tema se titulaba Wasteland.

Dan Glatman quedó prendado con la voz y el arte de Karina y la joven acaba de firmar un contrato con el mánager. Ahora están buscando la firma discográfica que publique el primer trabajo de esta joven.

videoinfo__video2.bles.com||1e402a1a0__

Ad will display in 09 seconds

A través de 20 Minutos.

Le puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Ad will display in 09 seconds

Categorías: Últimas noticias